Buceando por el sur de la isla de Kapalai

El relato comenzó en Desde Utrecht a Bali pasando por Doha

Hoy nos llevaban a bucear a la parte sur de la isla de Kapalai y salíamos relativamente tarde, sobre las nueve y media de la mañana, con lo que desde que me levanté tuve un montón de tiempo para hacer cosas. Según van pasando los días vas conociendo gente nueva, pero este lugar es tan grande que cada día llegan entre diez y veinte y se van otros tantos. El desayuno, como todas las comidas, es de lujo y a la hora indicada bajé al pantalán para revisar el equipo y pedir que me cambiaran el BCD, ya que me pusieron una talla M y yo soy más de S, que obesidad, lo que se dice obesidad, no tengo ninguna. En el barco habían cuatro nuevos, dos francesas que al parecer son buceadoras patéticas, un sirio que es incluso peor y un inglés que los sufría. La isla de Kapalai está a unos veinte minutos en barco, con lo que llegamos en nada de tiempo. La primera inmersión fue en un lugar llamado Black Ray Channel y son dos zonas distintas, como dos montañitas y una llanura de arena entre ellas. Vimos alguna tortuga, varias morenas, una serpiente marina y mantarallas. En un punto determinado la corriente era en contra y no veas lo que tuvimos que aletear. Vinimos saliendo después de sesenta y dos minutos.

La espera entre las dos primeras inmersiones la hicimos en el barco y la segunda la hacíamos en un lugar llamado Little Okinawa. Durante la misma vi un par de cangrejos orangutanes, peludos y feos que no veas, un pescado escorpión perfectamente camuflado, varios peces cocodrilo gigantescos, una sepia que dejó que me acercara, los nudibranquios que hay por todos lados y una plétora de morenas, además de unas gambas preciosas y una cigala que me abrió el apetito. Al Dive Master le pasó algo y se puso a sangrar por la nariz que no veas y tuvimos que acabar un poco antes pero aún así, le echamos cincuenta y seis minutos y el chamo le tuvieron que dar el resto del día por enfermedad y nos asignaron un nuevo Dive Master. Ver al colega salir del agua con la nariz soltando sangre fue bastante impactante.

Después nos trajeron de vuelta a Mabul y almorzamos en el complejo y la tercera inmersión la hicimos en las cercanías, en el sur de la isla, en un sitio en el que están haciendo un arrecife artificial. Habia poca visibilidad, unos ocho metros y un montón de corriente con lo que recorrimos más de un kilómetro. En el camino vimos peces cocodrilo, que parece que abundan mucho, otro escorpión, un pez rana y unos llamados reaftop pipefish que no tengo ni idea de como se llaman en español pero que son como pequeñas culebrillas, aunque más rígidos. Había un montón de esos. El nuevo Dive Master tenía una melena enorme y perdió el elástico con el que se la sujetaba y parecía la versión machorra de la sirenita. Tuvo suerte que yo vi la banda elástica y la cogí y después se la pasé. Cuando volvimos nos enteramos que los chiquillos irán mañana a Sipadan y yo el viernes, con lo que hasta el sábado no volveremos a bucear juntos.

Como siempre, la cena fue fantástica.

El relato continúa en Buceando por el norte de la isla de Kapalai

Una respuesta a «Buceando por el sur de la isla de Kapalai»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.