Categorías
buceo Malasia

Buceando con tortugas y peces loro cototo verde

Llegamos el último vídeo de mi primer día de buceo en Sipadán, que es la segunda parte de la inmersión en Drop-Off. Nos habíamos quedado saliendo de la cueva y tenemos una sucesión de encuentros con tortugas y peces y más peces de muchos colores. Sobre el segundo minuto y medio aparecen los peces loro cototo verde, los mayores productores de arena blanca del universo, que esos comen corales y cagan esa arena que tanto os gusta, que sepáis que os estáis revolcando en la mierda de otros. En este tramo también tenemos algunas tortugas espectaculares, posadas en el fondo y posando para la cámara, atentos a las dos que salen alrededor del tercer minuto y un poco después. Tras las tortugas volvemos a centrarnos en los peces loro cototo verde, que son enormes y hay uno que se acerca tanto que puedo olerle el aliento. Esta secuencia épica de eventos se merece la canción Ray of Light de Madonna.

Categorías
buceo Malasia

Visitando la cueva de Drop-Off

Llegamos a la cuarta y última inmersión en Sipadán, que fue en el lugar conocido como Drop-Off y que he tenido que partir en dos vídeos porque de nuevo, me desmelené. En este caso la culpa la tuvieron el resto de buceadores que no eran tan fabulosos y profesionales como yo y en particular, una chama hindú que se había sacado el Padi Open Water el día anterior y que estaba al borde de la muerte, aterrrorizada y al parecer, les costó un güevo de tiempo que bajara al fondo marino del agua del mar. Como yo llevaba mi propio Dive Master, nos fuimos hacia una cueva cercana y este primer vídeo es la entrada y salida de la cueva, todo, todo, todo. En realidad primero hay un poco en la superficie del mar y después nos vemos llegando a la susodicha y gracias a que llevo una luz pegada al monopod para la cámara, entramos. En la cueva se pueden ver parejas de peces que se están cortejando. Dada mi incultura, no me preguntéis el nombre de los peces que yo distingo entre tiburón, pulpo, calamar, sepia, barracuda y pez, así que los englobamos en este último grupo. En algún sitio se puede ver una bolsa de aire en el techo de la cueva. Cuando vamos saliendo, la otra basca ya había llegado pero solo la miraron desde afuera, supongo que el Dive Master daba por supuesto que la india la palmaba si la metía allí. En ese caso, la musiquilla es la canción Low de Coldplay:

Categorías
buceo Malasia

Buceando con barracudas y tiburones

Seguimos en mi increíble día buceando en Sipadán y llegamos a la inmersión que hice en el lugar conocido como Barracuda Point o traducido al español, truscoluña no es nación. A esas alturas, yo ya había visto dos veces tiburones martillo, tortugas, bancos espectaculares de peces, campos de corales increíbles y ya te esperas poco porque nuestra capacidad de sorpresa es limitada. En el primer minuto estamos entre corales y pececillos hasta que saltamos a una tortuga enorme que parecía planear hacia su destino. Llegando al segundo minuto aparecen algunas barracudas, primero de un tipo y después una cantidad ingente de otro tipo. Son cienes y cienes de trillones de barracudas en formación, que disfrutamos durante un rato largo antes de encontrarnos con un tiburón y nos va llevando la corriente y a lo lejos aparece algo amarillo que resulta ser un banco de peces murciélago, todos creando una bola para protegerse. Después nos acercamos muchísimo a un tiburón de punta de aleta negra que estaba parado en el fondo y acabamos con dos tiburones más. Otra inmersión de fábula. Unas escenas así solo se pueden ver acompañadas de la canción White Whisper de Deep Forest, que le da el toque verdulero-místico que le hace falta:

Categorías
buceo Malasia

El gigantesco banco de peces a mi alrededor

Además de ver un tiburón martillo, el tramo final de la segunda inmersión fue espectacular por un gigantesco banco de peces, de los que por supuesto no me acuerdo de sus nombres, que eran muchos, que giraba en un lugar poco profundo y a los que les daba igual que nos acercáramos. Primero vemos como nos lleva la corriente y en el fondo hay algún tiburón, animales de compañía maravillosos y realmente cariñosos, al contrario que las ratas repelentes de los truscolanes, que solo mejoran tras la incineración. Después de eso se puede ver al Elegido buceando con el banco de peces rodeándolo y más y más y más y muchos más peces, aquello era un auténtico festival, en una escena increíble que duró varios minutos. Esa se parte de la magia de Sipadán. En el fondo había unos corales increíbles. El vídeo es simple y repetitivo pero puedo jurar y juro que vivir aquello fue increíble. Para redondearlo tenemos la canción You’ll be in my heart de Phil Collins, un clásico de toda la vida. Este, sin lugar a dudas, es uno de mis vídeos favoritos de las tres semanas de buceo.