Klever B eco

El universo de las bicicletas es infinito y el de las bicicletas eléctricas parece que también. Hace ya al menos mes y medio o dos meses, en una visita a Ámsterdam, vi la curiosa bicicleta de esta foto en la calle y le hice unas fotos. Después investigando descubrí que es de la marca Klever y que pertenece a la serie B, seguramente el modelo B eco, que es el que tiene de velocidad máxima veinticinco kilómetros por hora, ya que también tienen otras que llegan a los cuarenta y cinco kilómetros y que creo que en los Países Bajos hay que matricular y el ciclista debe llevar el casco homologado puesto, tiene que tener carné de conducir coches o motocicletas, tiene que tener seguro, la bici debe tener un espejo trasero y la regla más importante, estas bicis que van a 45 km/h no pueden circular en el carril bici, han de ir con los culocochistas en la carretera. Regresando a la que vemos, que es de las normales, creo que es un modelo anterior al actual, pero mirando este, el premio más barato es de dos mil ochocientos leuros con la batería más fofa y si quieres más batería, puede subir hasta los tres mil quinientos leuros. Las bicis son pesadas, cerca de los veintiséis kilos y creo, aunque no estoy seguro, que se puede doblar para llevar en el transporte público, al menos en la zona central parecía haber una estructura como pensada para doblarla, pero no lo puedo confirmar y no lo confirmo. La empresa que diseña estas bicis parece ser de Taiwan. De nuevo, tengo que decir que me parece algo cara, que vale una pasta gansa para lo que ofrece.

Publicada el
Categorizado como bicicletas

La bakfiets del vidriero

La penúltima vez que estuve en Hilversum me crucé con esta maravilla, una bakfiets de las de antes, de las Ancestrales, que además es de un señor que tiene una empresa para hacer vidrieras, de las de antes, que habrá gente a la que le mole ponerlas en puertas o ventanas o de adorno, porque si hay algo cierto en este universo y quizás en todos los otros, desde el punto de vista de aislamiento energético, las vidrieras son lo peor de lo peor. La bicicleta tiene pinta de acumular décadas en uso y está relativamente bien cuidada. Hay incluso un par de pequeñas vidrieras en su cesta de carga. La ausencia de frenos nos indica que se frena a contrapedal y tampoco parece tener marcha alguna, aunque en Hilversum no debería ser un problema porque es una ciudad plana. El conductor debía estar sentado en alguna de las terrazas que están en esa plaza, que no creo que uno se vaya muy lejos dejando las vidrieras ahí.

Publicada el
Categorizado como bicicletas

Bicicleta con barreño gigante al frente

Hoy seguimos mirando a aquellas bicis del pasado, antes de los motores eléctricos y tenemos otra de esas raritas. En este caso y pese a que lo he intentado, no he conseguido averiguar la marca o el modelo pero la bici se ve chula. Obviamente, hasta un tuerto se da cuenta que además del verde precioso, lo especial de esta bici es el soporte delantero de carga, que es enorme, que mira el pedazo de barreño que le han empetado y que parece una bañera, que yo me imagino ahí perfectamente a Genín sentadito bañándose y Virtuditas dándole un paseo por la ciudad. El soporte de carga es tan grande que la rueda delantera, que es la que gira, que la cesta esa está estática, está conectada al volante por el sistema que se ve por debajo y la rueda delantera es de menor tamaño. Parece tener frenos de tambor, de los de antes y la burra también parece pensada para que la bici no se te escoñe y caiga con la carga en la parte delantera cuando pares, aunque supongo que si lo que llevas es muy pesado, tiene que ser muy interesante el mantener el equilibrio y la estabilidad. El barreño debe estar cogido a la bici por la parte inferior porque no se ve ningún agarre.

Publicada el
Categorizado como bicicletas

Dutch ID Double Dutch N3T

Hoy vamos a volver a viajar en el tiempo hacia el pasado, con una bicicleta que se dejó de fabricar hace más de diez años, que ahora esa empresa solo hace bicis eléctricas y se olvidó de sus otras bicis y resulta raro porque se siguen vendiendo de segunda mano, la gente las sigue buscando y tenían un toque muy especial. En la foto tenemos una Dutch ID Double Dutch N3T, una bicicleta de carga, con una zona delantera en la que se puede poner una cesta grande o llevarla como en la foto y una zona de carga grande también detrás del asiento. Estas bicis se hicieron para aguantar caña, con tres velocidades, con frenos a contrapedal y con un diseño espectacular y unas líneas muy fáciles de reconocer. Hace casi cuatro años veíamos por aquí una Bicicleta Dutch ID roja. Allá por el año 2010, cuando las podías comprar de paquete, costaban unos seiscientos cincuenta leuros y hoy en día se venden de segunda mano por la mitad de esa pasta o más, si está bien mantenida. Si desarrollas los músculos de las patotas, hay gente que decía llevar hasta cuatro chiquillos en las diferentes zonas de carga de la bici, aunque yo diría que cualquiera que lo haga debería recibir una visita de los inspectores porque definitivamente no gana el premio a padre o madre del año. Por Ámsterdam se ven mucho, deben quedar un montón que aún siguen funcionando.

Publicada el
Categorizado como bicicletas