RadRunner

Todos sabemos que yo soy un ignorantón y un inconsciente y tengo una memoria que no me llega al día entero porque se me descarga la pila pero me parece que hoy tenemos la primera bicicleta gringa que aparece en el mejor blog sin premios en castellano y por supuestísimo, es eléctrica y es de la marca Rad Power Bikes, con el model RadRunner. Lo primero que llama la atención es que la han hecho para que se parezca todo lo posible a una motocicleta, con ruedas anchas y un aspecto total de motocicleta. También merece la pena señalar el pánico o más bien terror ancestral del propietario que le jincó no una, sino dos cadenas para que no se la lleven. Este modelo, con el asiento de detrás, que es opcional, sale por mil quinientos noventa y nueve leuros. La batería le da un radio de como máximo setenta y dos kilómetros con una carga y la bicicleta pesa un güevo y parte del otro, o más concretamente, veintinueve kilos, aunque en el lado positivo, como es gringa, se ha hecho pensando en los obesos y las potrancas, que no voy a nombrar a ningún comentarista para que no se me tiren a la yugular, y gracias a eso mórbidos de hasta ciento treinta y seis kilos, que sí que es una novedad por aquí, que puedo garantizar y garantizo que con esos pesos, las ruedas de las bicis holandesas revientan como petardos en verbena de pedorras. La velocidad máxima es de veinticinco kilómetros por hora, pero alguien me sopló que al ser una empresa gringa, hay tuneados para cambiarla y ponerla como ubicada en gringolandia y entonces la velocidad máxima (ayudada por el motor eléctrico) sube a los treinta y dos kilómetros y consecuentemente, baja significativamente el radio de alcance de la bici. Particularmente no la veo muy linda, pero para gustos hay sabores y si no, vete a la heladería Peña la Vieja y lo flipas con la cantidad ingente de sabores que tienen. La primerísima tienda de esta empresa está en la ciudad de Utrecht y a menos de dos kilómetros de mi keli, aunque dudo que la vaya a visitar, pero eso explica que me haya topado con una de sus bicis en el aparcamiento que está en el lateral de mi supermercado alemán favorito.

Publicada el
Categorizado como bicicletas

Bicicleta eléctrica Noord

En los Países Bajos hay tantas empresas haciendo bicicletas que no dejo nunca de encontrar nuevos modelos en las calles. Muchas de esas a veces sobreviven y las empresas aguantan unos años y otras desaparecen sin gloria y con mucha pena. En una de las visitas a la filmoteca en Amsterdam me tropecé con las bicis que tenemos en la foto y que primero pensé que eran bicis tuneadas para algún hotel de turistas y tal pero mirando en las internetes encontré que no, aunque hay algo curioso en estas bicis. La empresa que las hace se llama Noord y solo tienen un modelo, el de la foto. Según ellos, están diseñadas para que aguanten mucha caña con poco mantenimiento y por eso las ruedas son más gruesas, para evitar desgaste y pinchazos, la cadena no es de metal y vienen equipadas con un gps con telefonino, como mi bici, con lo que a través de un programa siempre sabes dónde está. Las bicis se venden solo en este color o en negro y son como de líneas muy brutas y llamativas. La batería no parece que se pueda quitar. Hay dos posibilidades para comprar o alquilar. Si la compras, cuesta tres mil quinientos leuros. Si la quieres alquilar, puedes hacerlo por veintiún leuros y cincuenta céntimos A LA SEMANA, que es en donde está el truco de márketing, ya que eso son 1118 leuros al año. En ese contrato no hay nada. Si quieres pagar también por mantenimiento, el precio semanal se pone en veintiséis leuros (anual 1352) y si además quieres seguro contra robos, te vale semanalmente veintisiete leuros y cincuenta céntimos (anual 1430). Personalmente, veo el alquiler super-hiper-mega caro, aunque también me parece que el precio de la bici para comprar es carísimo. Mirando también en la página de la empresa, resulta que si te la roban tienes una franquicia de trescientos cincuenta leuros, que si lo comparo con mi seguro que lo cubre todo, este es un atraco. Esta marca se lanzó en junio del año pasado, así que está por saber cuánto durarán.

Publicada el
Categorizado como bicicletas

Bullitt EP8 Bluebird

Hace poco más de una luna que vimos una Bakfiets para mensajería y en ese instante no conocía la marca, dada mi conocida ignorancia, que no deja de asombrarme ni a mí mismo. Resultó que cerca de uno de los multicines que visito en Ámsterdam me topé con una similar, pero propiedad de una empresa y en esta pude ver la marca, con lo que fui a su página gué y descubrí que la bici que vi, era una de la marca Bullitt y seguramente el modelo era como esta, el EP8, aunque aquí la tenemos en versión eléctrica y todavía no estoy seguro si la otra que vi lo era, aunque la próxima vez que me cruce con uno de esos mensajeros, le echaré un vistazo y el julay me denunciará por pervertido porque la batería la llevan debajo del paquetillo, como se puede ver en la foto superior bajo el volante, con lo que el chamo pensará que le estoy juzgando otras partes. Gracias a la bici de la foto, pude ir a la página y he descubierto que en el modelo más básico, estas bicis valen cinco mil ochocientos leuros, así pelada como la vemos, que si le quieres poner cosillas el precio sube. Por más que la miro, yo no le veo cadena, con lo que me podría haber montado y salir por patas con la bici y la caja que estaba transportando. Esta bicicleta pesa en vacío veintisiete kilos y medio y la batería tiene un radio de unos cuarenta kilómetros, a menos que la uses en modo ahorro, que te da como para unos cien kilómetros, aunque si de lo que se trata es de llevar carga a los clientes, raramente irás en ese modo. Cada color parece tener su nombre y las celestes son BLUEBIRD, como la otra que vimos.

Publicada el
Categorizado como bicicletas

Otro bicifloripondio

Hace algo más de un año veíamos la Bicifloripondio, una máquina fastuosa y fabulosa decorada para aterrorizar y espantar a los ladrones, que saben que la bicicleta será reconocida incluso desde el espacio si la roban. En el mismo puente, el otro día, le hice una foto a esta bicifloripondio que yo diría que ha sustituido a la otra, ya que aunque comparten el tema floral, en esta no hay tantas rosas rojas, hay unos kilos más de rosado y el corazón ese que hace de falso parabrisas es inédito. Como muy cerca hay una tienda de alquiler de bicis muy popular, creo que ellos son los culpables y que colocan estas atrocidades en el lugar para que los turistas se hagan fotos, ya que ni la otra ni esta tienen pinta de ser bicicletas que estén actualmente dando un servicio. Por razones obvias, si quieres tener tu propio bicifloripondio, lo primero que tienes que hacer es irte a una tienda de baratijas y aprovisionar de falsos motivos florales, comprarte un bote de pintura rosa y una brocha, cometer el crimen de pintar de pé a pá toda la bici de rosa y una vez se seque la pintura, añadir unos cuantos kilos de flores para conseguir el efecto deseado.

Publicada el
Categorizado como bicicletas