Resumen del año 2020

Por fin acaba la tanda de resúmenes anuales de esto y aquello y llegamos al que lo cubre todo, todo y casi todo, el de los números y más números y en los que Genín siempre gana la partida. Esto es el equivalente del Estado de la Patria, que no es truscoluña, pero centrándonos en el mejor blog sin premios en castellano, en Distorsiones, el lugar en el que Nada es lo que parece. Aunque alguno se puede pensar que la idea es nueva y original, esta es la décimo quinta edición y si alguien tiene tiempo y ganas puede seguir toda la secuencia comenzando por el 2006 y desde ahí seguir con los de los años 2007, 2008, 2009, 2010, 2011, 2012, 2013, 2014, 2015, 2016, 2017, 2018 y 2019.

Una de las cosas que miramos siempre es que aquí tenemos un solo aclamado autor, aquel al que unos se refieren como el Elegido, the Chosen One, il Scelto o de Uitverkorene y de la misma manera, cuando se trata de comentar, Genín es el puto amo y le da un repasote a todos los demás, aunque con la edad se nota que ya se pasa mucho tiempo dormitando y cada vez hasta comenta menos, que igual debería tomarse más cafelitos con su intimísima, la Meiga del Norte. Los comentarios siguen en caída en picado, por tercer año consecutivo. El Elegido también ha escrito mucho menos que en otros años y tenemos una apreciable caidita de anotaciones. El año pasado también escribí anotaciones más largas, se nota que lo que nos ha tocado vivir en el 2020 afectó a la cantidad que escribo y seguramente a la calidad.

Año  Anot. Coment. pro_co. pro_an. total car
2004   269   674   2,51     2713     729.902
2005   610   2635  4,32     4171   2.544.516
2006   694   4359  6,28     3739   2.595.222
2007   721   2757  3,82     3778   2.724.058
2008   723   2443  3,38     3188   2.305.425
2009   722   2871  3,96     3543   2.538.798
2010   702   2529  3,60     3765   2.669.473
2011   762   3250  4,26     3443   2.868.105
2012   765   2613  3,41     3770   2.884.359
2013   731   2532  3,46     3964   2.897.776
2014   787   2493  3,17     3825   3.010.557
2015   759   1758  2,32     3751   2.847.675
2016   772   1950  2,53     3747   2.893.088
2017   737   1980  2,68     3673   2.707.709
2018   747   1421  1,90     3933   2.938.559
2019   703   1381  1,96     4298   3.012.179
2020   671   1139  1,70     3961   2.658.477
                           total: 44.825.878

O sea, durante el 2020 pandémico escribí seiscientas setenta y una anotaciones, el volumen de comentarios descendió a los mil ciento treinta y nueve, la cantidad de comentarios por anotación se coloca en uno con setenta, o sea, el de Genín y algún otro cada dos o tres anotaciones, con una media de tres mil novecientos sesenta y un caracteres por anotación y un total anual de dos millones seiscientos cincuenta y ocho mil cuatrocientos setenta y siete. Hasta el año pasado, en total he escrito alrededor de doce Biblias y media.


Y mirando a los comentaristas durante el año 2020 tenemos la tabla siguiente:

ComentaristaNúmero de comentarios
Genín 667 (-138)
Virtuditas 208 (-84)
Evelyne14 (-5)
doverinto12 (-9)
Luis10 (-4)
Montse7 (+2)

Genín sigue comentando menos y menos, que yo estoy convencido que es la edad, pero aun así tiene una distancia de seguridad sobre la segunda, que es Virtuditas y que volvió a engancharse al CaraCuloLibro y al CuloCochismo y cada vez comenta menos. En tercer lugar recuperó la posición que perdió el año pasado Evelyne y en cuarto volvió a ponerse doverinto, con lo que ambos se cambiaron los puestos. En quinto tenemos de nuevo a Luís y en sexto a Montse, ambos manteniendo sus lugares. Aunque el Elegido no aparece, yo respondí también y tengo unos cientos de comentarios.


Ya echándole un vistazo a cada mes, en enero del 2020 vimos el Álbum de fotos de Oporto, comentaba en Toma y daca y requete-daca con la perra sucia y rastrera de mi oficina a la que ahora odian todos con más inquina porque le han visto las garras y al final del mes recordaba que Somos EUROPA.

En febrero la vida aún era de la vieja realidad y hablaba de cosas banales como Aquella ruta y celebraba los Mil novecientos días de constancia en el Duolingo y ya empezaban a aparecer menciones del virus truscolán y podemita como en El enemigo invisible y por supuesto hacía La quiniela de los Oscars.

En marzo nuestra vieja realidad se desmoronaba y ya pasábamos el tiempo Con la falsa de la histeria y veíamos el vídeo de Mi primera vez en Kandooma Thila y La magia de las águilas marinas moteadas. Fue en ese mes cuando de repente, la vida laboral y la privada coincidían en la misma ubicación.

En abril veíamos el Álbum de fotos de Liubliana y en Tan puntual como los idus de marzo preanunciaba mi caída y por primera vez se me agotaba el cine porque los templos estaban cerrados y tenía que hablar de series, como la fabulosa Sex Education o la maravillosa Sobrenatural – Supernatural.

En mayo llegaba al ritmo de crucero que llevo actualmente corriendo y lo anunciaba en Catorce veces y en Chacho que estaba escoñada explicaba como llamaba inútil a mi amigo el Turco y no era culpa suya, aunque también lo compensé con una preciosa foto en Los turcos y llegué a los DOS MIL días de constancia en el Duolingo.

En junio veíamos a Los turcos en verde y ese fue el mes en el que Retorné a los cines y puse hasta alguna recetilla como la del Biscuit de suero de mantequilla y finalmente, tras años y años de anotaciones, llegó El final del ciclo laboral y tal y tal

En julio celebré los 20 años en los Países Bajos y le hice La primera podada de la barba y en Tremenda pesadilla logística planificaba el comienzo de mi vida de parao, aunque antes o durante ese tiempo también estuve en Bodrum, invitado por el Turco, para pasar una semana con su familia y de ese viaje hubo varios vídeos como el que vimos en Desde Amsterdam a Estambul.

En agosto veíamos un Autorretrato al ocaso que es seguramente mi foto favorita del año y alucinaba con el concepto de los Ciento cincuenta centímetros, hablé de Tenet, una de las poquísimas películas que llegó a los cines en este año terrible y después de un mes en Gran Canaria ya puse algún vídeo del viaje como el que vimos en Desde Eindhoven a Gran Canaria.

En septiembre Es la guerra para proteger a mis uvas y fue el mes en el que Le llegó la hora a mi vieja nevera y Llegó la nueva.

En octubre tuvimos alguna otra receta nueva como la del Pulled pork y en Mi septiembre visto por la pulsera mágica y maravillosa se puede ver lo bien y a gustito que duermo y pasé una semanita por Gran Canaria y en ella viví La odisea pastorizada y popularmente santanderina para deshacerme de una cuenta bancaria. Finalmente, ese fue el mes del cierre del Monopol y casualmente, yo fui al cine en el último día.

En noviembre me pusieron La vacuna, pero la otra, la de gripe y tuve un drama absolutamente increíble que conté en Gominolas sin y recordé El día que vi a D10S en los Ángeles además de celebrar las 200 pelis en el terrible 2020.

En diciembre celebré los DOS MIL DOSCIENTOS días de constancia en el Duolingo y le puse Un nuevo vestidito al mejor blog sin premios en castellano y bueno, hay días en los que escapas Por los pelos y el año acabó con la misma anotación que en todos los años anteriores, con el ¡Feliz Año 2021!

Y así más o menos transcurrió el año por esta mi casa digital y tal y tal y tendremos que esperar a que finalice el nuevo ciclo para hacer uno nuevo.

Y una nueva vez

Mira que hemos visto versiones de esta anotación y como que sin quererlo, todas tienen en común que se publican el cinco de enero, que podría ser un día como otro cualquiera de no ser por tres presuntos terroristas que se fueron cargados con sus bartolos a un poblacho con aún más presuntos terroristas para hacerle unos cutre regalos al hijo de un pava que acababa de nacer o algo así. En esta ocasión y creo que primera en seguramente veinte años, esta efeméride me pilla en la isla en la que nací, en Gran Canaria. Creo que esta es la decimooctava vez que menciono como sin querer que:

HOY

ES

MI

CUMPLEAÑOS

¡Feliz Año 2021!

Desde antes de los dolores, todos los años tenemos la foto de estas bolas de Navidad gigantescas para la última anotación del año. Estamos a punto de completar otra vuelta del planeta alrededor del Sol y en lugar de colocar esa fecha tan importante en el medio del verano cuando lo podríamos celebrar mejor, nos tenemos que rascar y hacerlo ahora, exáctamente dentro de un minuto. Muchos estarán ya pasados y borrachos y yo que prácticamente no bebo alcohol estaré más bien en la cama o a punto de acostarme. Espero que cada uno tenga un año lleno de todo lo mejor excepto los truscolanes, a los que les deseo hambre, miseria  y que sigan sin nación y a ser posible, en chirona. Tenemos que olvidar la mierda de año que nos ha tocado vivir y cruzar los dedos para que este que comienza ahora sea un año bueno de verdad y sin virus, sin pandemias y sin truscolanes, aunque mucho me temo que tendremos una buena ración de todo eso.

¡Feliz Año 2021!

Dos mil doscientos veintidós días de constancia en el duolingo

Hace ahora algo más de tres años, superaba la mítica y legendaria cifra de los 1111 días de constancia en el duolingo y el suceso me pillaba en Roma. Parece que no está de Dios ni del Demonio que esté en mi país de residencia para estos eventos tan importante y hoy llegamos a otra cifra legendaria y que he superado después de pasarme el día (el sábado), buceando en el Cabrón, cerca del aeropuerto de Gran Canaria. Al volver a casa, me puse con mi dosis diaria de ejercicios y en este caso se trataba de repasar el inglés para italianos, que últimamente voy a un ritmo de ciento cincuenta puntos diarios hechos con una de las lenguas que practico y al llegar al objetivo ya dejo mi Duolingo programado para el día siguiente. Como curiosidad decir que hace un pelín más de tres semanas celebramos los 2200 días de constancia en el duolingo y que ese hito histórico sucedió un día antes de los 1111 días mencionados un poco más arriba pero con tres años de diferencia (menos un día).

No quiero dejar de pasar esta efeméride y tratar de encajar en mis neuronas que para llegar al 3333, tendrán que pasar otros tres años y yo lo dudo muchísimo porque todas las combinaciones de lenguas que estoy practicando están llegando al punto en el que he hecho todos los ejercicios y cuando lo logre, no sé si merecerá la pena seguir o tendré que comenzar con lenguas nuevas o buscar un nuevo programa que me permita ir nuevamente de aprendiz a experto. En cualquier caso, aquí tenemos esa conocida imagen para celebrar este éxito: