Categorías
Cine

Clouds of Sils Maria

Hay películas que cuando ves el trailer por primera vez ya te preguntas como coño consiguieron el dinero para rodarla porque claramente, no han hecho un producto de masas y se acercan a un reducido número de espectadores. Supongo que el mundillo de las filmotecas es lo suficientemente amplio para permitir que este tipo de experimentos sean comerciales y para tener más garantías, pones una purriada de productores, casi todos instituciones gubernamentales a las que no les duele el dinero porque es público y así queda todo resuelto. En el caso de hoy parece que la cosa funciona y el resultado es una película interesante. Se titula Clouds of Sils Maria y visto que España es país de Orcos, no tiene fecha de estreno y salvo que la nominen a treinta y cuatro Oscars, es más que probable que no llegue jamás a los cines.

Una julay a punto de caducar tiene unas movidas más chungas que un documental de la dos

Una actriz consagrada y a la que ya se le han puesto los pezones mirando al suelo de tanto tiempo colgando recibe una oferta para hacer una obra de teatro en la que interpretará el papel de una puretona que se encoña de una chama joven. La cosa es que veinte años antes ella ya hizo esta obra siendo la joven y ahora tiene todo tipo de traumas sub-intelectuales con el tema. Para mejorarlo, el autor, que era muy amigo suyo, se suicida y su asistente es una paranoica fumadora que está pidiendo a gritos que alguien le coloque un pepino en el chocho para estabilizarla y tranquilizarla. La puretona se verá reflejada en la joven actriz, una chica caprichosa y rebelde que le recuerda mucho a ella misma cuando recién le habían salido los pelos en el potorro.

El que quiera velocidad con esta película, mejor se espera a que salga en DéuVeDé y la ve dándole a las dos flechas pa’lante para saltarse cosas porque si hay algo cierto es que el ritmo de la película es lento tirando a lentísimo. La historia es interesante y la ubicación en Suiza fabulosa pero de cuando en cuando la historia se para o tropieza. Particularmente me resultó molesta la adoración al tabaco, tanto de la actriz como de su asistente, que no tienen un solo plano sin un cigarro en la mano y una nube a su alrededor. El tabaco se convierte en un estúpido y redundante protagonista. La actriz es Juliette Binoche, a la que ya se le notan los cincuenta tacos que tiene, aunque eso no le impide quitarse la ropa en una escena y enseñarnos ese potorro sin afeitar, peludito, peludito. Su asistente y el personaje más tedioso y estúpido está interpretado por Kristen Stewart, que se debía pensar que esta era otra película de la Saga Crepúsculo y sigue poniendo las mismas caritas que hacía en esas películas. En un momento determinado desaparece de la pantalla sin que sepamos muy bien por qué y lo cierto es que no la echamos de menos. La actriz joven y rebelde es Chloë Grace Moretz, que parece prometer un gran futuro en el cine si es capaz de elegir bien sus papeles.

El guión es lento pero entretenido, el director nos permite aprender algo de los personajes y disfrutar con un paisaje de fábula y los actores están dispuestos a concretar una buena película. Lo más interesante es toda la movida entre la actriz joven y la vieja y como una se ve reflejada en la otra y lo odia a cada segundo.

Definitivamente no es cine para los miembros del Clan de los Orcos. Esto es más bien para sub-intelectuales de GafaPasta y para aquellos a los que les mole un buen drama.

Por sulaco

Maximus Julayus

Una respuesta a «Clouds of Sils Maria»

Los comentarios están cerrados.