Cry Macho

Todos lo sabemos pero lo vuelvo a repetir por si aparece por aquí algún acarajotao. Yo a CLINT EASTWOOD, lo tengo en un pedestal, entronado y vestidito con sus mejores ropas de Semana Santa y si es necesario, yo lo sacaría a la calle de procesión para que la gente le cante y le tire flores. Aunque parezca difícil de creer, este hombre, con NOVENTA Y UN AÑOS, ha dirigido e interpretado una nueva película que por supuesto yo no me podía perder. Se trata de Cry Macho y en España se estrenó en septiembre con ese mismito título porque no fueron capaces de traducirlo y poner truscoluña no es nación.

Un julay Ancestral se baja a Méjico lindo y querido a buscar a un pipiolo.

Un chamo que tiene pinta de estar a punto de momificarse y que ha sido un entrenador de caballos fabuloso y fantástico y una estrella de los rodeos, recibe el encargo de un amigo de bajarse a México a buscar al hijo del otro, que está con su madre alcohólica-del-coño y el padre lo quiere a su lado. El chamo se baja, encuentra al niño y después comienza un viaje con el susodicho por carretera increíble y en el que ambos aprenderán un montón del otro y errores pasados serán perdonados.

La película está ambientada en 1979, sin Internet ni CaraCuloLibro ni nada por el estilo y desde el principio engancha, sobre todo porque Clint Eastwood, que se ve que lo puede tirar una ligera brisa, se mueve entre criminales de que te cagas y ellos es verlo y se acojonan. La película funciona maravillosamente bien con la relación entre él y el chiquillo, que parece odiar a su madre, que lo explota, odia a su padre, que lo abandonó y odia a todo el mundo hasta que conoce a este hombre, que más bien parece que odia al chiquillo y descubre lo que es el tener familia. Que se sepa, esta puede ser la última película de Clint Eastwood y es su regreso a las pelis de vaqueros, del oeste, que ahora es México, de caballos y de gente que tiene un ritmo propio de vida muy distinto del actual. La historia es tierna y emocionante y en muchos momentos te deja al borde de las lágrimas. En la película, uno de los papeles principales lo tiene un gallo, que se llama MACHO y que brilla y le roba escenas a todo el mundo, es fabuloso. También decir que Eastwood rechazó el papel para esta peli en 1988, cuando ya era Ancestral. También decir que esta es la primera vez desde el año 1992 en que lo vemos montando a caballo.

Esto es una peli del oeste actualizada al siglo XX (equis-equis). Por razones obvias no gustará para nada a los miembros del Clan de los Orcos y tengo mis dudas con los sub-intelectuales con GafaPasta, pero para los demás sí que es una que vale la pena ver.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

  1. Pues ya somos al menos dos los que amamos a Clint, los ancianos genios y modestos, como Clint y yo, no deberíamos morir nunca… 🙂
    Salud

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.