Dark

Otra serie de la que estaba convencidísimo que me jarté a escribir en algún pasado cercano o lejano pero parece que no. En este caso tenemos que es una serie alemana y tengo que reconocer y reconozco, que aunque intenté verla en versión original con subtítulos en cristiano, al final opté por verle con el infame doblaje de voces porque es que el tema era muy denso y a poco que me distrajera con el aiPá, se me iba el hilo y tenía que comenzar de nuevo. Se trata de Dark, está en la plataforma esa digital y tal y tal del nerflis y en español la llamaron truscoluña no es nación pero después descubrieron que no les cabían más de cuatro letras en el poster y la dejaron con el título en inglés.

En un poblacho germano en el medio de la nada, desaparecen dos niños y claro, todo el mundo mira para el cura porque todos sabemos como se las gastan los presuntos tocadores de niños. Al final resulta que la cosa es más complicada, que hay cuatro familias que son como muy endogámicas y como que se están volviendo cejijuntos a fuerza de remezclarse y que hay unas movidas chunguísimas con una cueva que hay en el barrio. La serie duró tres temporadas, que es lo que tardaron en enrevesar el lío de la primera, que se lió aún más en la segunda porque según vamos hacia adelante en los episodios, ellos venga a ir hacia atrás en el tiempo y vemos a las mismas familias unas décadas antes y las movidas entre ellos y todo se va complicando muchísimo más, aunque siempre hay alguno que se chinga a las pavas y les pone la pierna encima para que no levante cabeza. Esto no tiene nada que ver con la manera lineal y poco arriesgada de crear series gringas, aquí los espectadores se las sudaban y lo van complicando todo de tal manera, que en algunos puntos, si dejas pasar unos días entre episodios, te pierdes. El protagonista es un chaval alemán que no sé como lo hace, pero su carisma es de mal rollo, es que cuando sale en pantalla te aseguras de tener el orto bien cubierto por si se sale de la tele y trata de empetártela. El resto del elenco, en sus múltiples iteraciones a través del tiempo, son geniales.

Una serie demasiado complicada para los miembros del Clan de los Orcos, que no creo que aguanten ni cinco minutos del primer episodio pero sí que puede fascinar y entretener a los sub-intelectuales con GafaPasta, que encima la verán en versión original sin subtítulos porque ellos son así de fabulosos.

Por sulaco

Maximus Julayus

4 comentarios

  1. Pues mira, ya tienes un aliciente mas para aprender el cartofen, a ti que se te da tan bien el tema de los idiomas… 🙂
    Salud

  2. A mí me pareció la mejor serie del año, pero es cierto que me costó seguirla con los subtítulos cuando la cosa se empieza a complicar hasta el infinito y más allá y tenía el cerebro enfocado en recordar los mil y un nombres de los personajes. Al final decidimos no intentar entender todo, y te lo pasas mucho mejor. Será que estoy ya más cerca de los orcos que de los gafapasta 😀

  3. Yo directamente la vi doblada al español porque a mitad de la primera temporada no podía ni parpadear para no perderme algo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.