Categorías
Holanda Suiza

De Zurich a Amsterdam

Ayer teníamos De Malé a Zurich y hoy es el colofón histriónico de un momento histórico e histérico. Este puede que sea el último vídeo de un despegue o un aterrizaje de la humanidad, ahora que la humanidad ha renunciado a zurcar los aires y regresaremos a la navegación a vela o quizás incluso a las galeras gobernadas por la ralea y la escoria podemita mientras nos esclavizan a todos. En su día ya conté que compré mi billete a las Maldivas a Lufthansa, en la ida volé con Austrian y el regreso, en su primera parte, fue con Edelweiss y en esta segunda parte con Swiss, todas ellas empresas propiedad de los alemanes. Al estar en la segunda quincena de noviembre y pese a que despegamos sobre las cinco de la tarde, es un vuelo nocturno. En Zurich llovía o había llovido y se ve más bien poco pero el aterrizaje en Amsterdam fue muy chulo. Para este colofón he elegido la canción The Goonies ‘R’ Good Enough de Cindy Lauper, canción y película que son clásicos que puede que tampoco podamos volver a ver nunca más en un cine, que eran aquellas salas con una pantalla enorme a las que acudíamos para ver películas y que te provocaban unos sentimientos maravillosos.

Por sulaco

Maximus Julayus

4 respuestas a «De Zurich a Amsterdam»

He disfrutado del video como un enano!!!
No hay que ser pesimistas con el virus de las narices, hay un montón de mdinero a ganar para los que encuentren no solo vacunas, si no cualquier cosa que le haga pupita, hoy he leído que ya están haciendo pruebas con varios tipos de luz led para ver de liquidarlos con luz, en fin, hay mucha pasta en juego, eso es una garantía para que los científicos y las empresas se pongan las pilas a tope.
Salud

Tiene sentido, ciertos rangos del espectro UV matan bichos, en el hospital para algún material de estos sin demasiada importancia se usaba un esterilizador por radiación UV… ojalá, porque sería muy fácil pasar por debajo de una bombillita y estar limpio, porque los otros métodos eran gas (ahora en desuso por la toxicidad, ya que había que dejar el material aireando más de doce horas antes de poder retirar los paquetes) o calor, y lo de ponernos a doscientos grados no es nada apetecible y menos durante un buen rato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.