Desafío total – Total Recall

Hace ahora casi ocho años, alguien a quien le deseo todo lo peor, siempre, hizo una mamarrachada de un viejo clásico. Aquella película de hace ocho años fue Desafío total – Total Recall y cuando hablé de ella me quedé tan a gustito. Ahora han vuelto a traer a las pantallas la original y he conseguido verla dos veces, así que hoy voy a comentar la película de ciencia ficción de los noventa Total Recall, que en España se estrenó con el fastuoso título de Desafío total, aunque el Ancestral igual la conoce como El vengador del Futuro, que fue el título que le pusieron en español en el continente americano.

A un julay se le camba la peluca cuando se entera que su chorba no es su chorba pero por si acaso, le da un rato más al chimpún.

Resulta que un obrero de obra o algo así tiene una chocha que no veas de esposa y sueña con viajar a Marte, aunque cuando opta por la versión de pobre y se intenta implantar recuerdos de un viaje, la cosa se escoña y como que él descubre que es un agente secreto o algo así y que tiene que ir a Marte a salvar al mundo ese y a toda la humanidad local, mayormente frikis con mucha enana y tipas de tres tetas. Una vez allí se encuentra con la que era su antigua novia a la que no le pilla el ángulo para jincársela y chimpunearla y la otra, la falsa esposa, se viene a Marte a tratar de recuperarlo y él se desquicia pa’l coño y un mutante que parece más bien una ladilla quiere hablar con él y contarle unas verdades. O algo así.

Antes de empezar la película ponen una pequeña entrevista con el director Paul Verhoeven en la que comenta que esta es una versión restaurada en 4K y tal y tal y que se ve mejor que nunca. No veas la razón que tenía el chamo, la Sharon Stone sale gloriosa en pantalla cuando está en el catre cogiendo con Arnold Schwarzenegger, es que yo no recordaba esa escena con tanto detalle. La película es un puro lujo de ciencia ficción, fabulosos efectos especiales, fantásticas peleas y la movida de los frikis de Marte que posiblemente contrataron de entre los que poblaban el programa Crónicas Marcianas en España. Yo desde siempre he sido fans de Arnold Schwarzenegger y aquí está fabuloso, es que sigo sin poder comprender como es que nunca le han dado no uno, sino dos o tres Oscars, que este hombre es lo más y en algunos momentos, cuando suelta sus líneas, es que tienen triple y cuádruple sentido. Para esta película no ha pasado el tiempo y esta versión del futuro hecha en el año 1990 es muchísimo mejor que el futuro que nos está tocando vivir, con los taxis que conducen automáticamente con un robot amable sentado al volante, con los metros petados de chusma y gentuza y sin teléfonos móviles o Internet. No voy a decir que merece que la consideremos una obra maestra, pero es un clásico que hay que ver y respetar.

Esto es cine de cotufas y gritos que cualquier miembro del Clan de los Orcos disfrutará una jartá. Por eso mismo no es algo para los sub-intelectuales con GafaPasta.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

2 comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.