Do Not Hesitate

Parece que vamos a tener un fin de semana de cine neerlandés y hoy viene la segunda película, que también vi en su estreno universal en el NFF. En este caso era una película bélica y aunque personalmente creo que es bastante buena, a menos que la compre alguna plataforma de esas nuevas de pelis y series y la distribuya universalmente, probablemente pasará desapercibida. Se trata de Do Not Hesitate y por ahora no está previsto su estreno en ningún otro lado, pero de llegar a España, el título, si lo traducimos literalmente, sería truscoluña no es nación.

Unos julays se bajan al moro a finiquitar joputas terroristas musulmanes de mielda y se les va el baifo al cielo.

Resulta que hay holandeses en Afganistán o algo así, en misiones de esas de soldaditos y tienen que ir de un campamento a otro o algo parecido y se les escoña el camión y sus jefes les dicen que se tienen que quedar allí seguramente un día hasta que los recojan con un helicóptero. La capitana se va de exploración con un grupo y nunca vuelven y los tres que quedan, que no tienen ni puta idea de nada, están aterrorizados y aparece un niño afgano que es un poco joputa y aquello se va de madre con las neuras de los soldados y las polladas del niño.

La película resultó muy fluida y entretenida y seguramente captura la tensión que viven los soldados mucho mejor que otras que son muy conocidas. Los tres chamos estos, que son jovencitos, están allí, abandonados del resto del mundo y sabiendo que todo el universo los quiere matar, al menos todos los que viven en esa barriada periférica y el puto chiquillo no deja de provocarlos y tocarles los güevos. Si a eso añadimos algunas drogas, que es algo como que muy holandés, aquello se va caldeando como una olla a presión y termina por reventar con un final muy pero que muy jodido. La película dura hora y media, con lo que no hay tiempo para escenas interminables y que sobran y pese a que básicamente estamos la mayor parte del tiempo con los tres soldados y el niño, es super dinámica. Hay muy pocos momentos en los que no atrapen tu atención. El final, tratando de explicar un poco lo que sucedió después, en realidad sobra porque no aporta nada a lo que hemos visto. También merece la pena mencionar que Joes Brauers, uno de los protagonistas, tiene un carisma con la cámara que no veas y parece que apunta a ser una de las próximas estrellas de este pequeño país semisumergido.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, te puede molar por las escenas de guerra, la música pachín y los diálogos para retardados de los soldados pero asombrosamente, si eres un sub-intelectual con GafaPasta, tú verás cosas no tan aparentes y también te gustará. Toda una sorpresa.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.