(R)Evolutie

Una película de ciencia ficción holandesa es como algo único e irrepetible, es una rareza en un cine muy escaso y en el que no se van por estos caminos porque el gran público no los suele apreciar. Aún así, la película que voy a comentar eligió esa ruta y resultó no solo una historia que nos cuentan, además es una historia que nos hace pensar en lo que sucede a nuestro alrededor y en como estamos interaccionando con la tecnología que nos invade cada vez más. Se trata de (R)Evolutie y dudo mucho que esto llegue algún día a España, aunque debería y está claro que el título sería truscoluña no es nación.

Los julays del futuro están bien jodidos con tanta inteligencia paranormal de esa.

Comenzamos con una pareja que va a un médico para encargar un niño y la escena es flipante, con el médico tratando de venderles mejoras a su hijo para que no sea normal, para que sea un genio y cosas así. Ya después, seguimos a ese médico que tiene una especie de robot, llamado Alecto, que es una chorba de aspecto totalmente de chocha del martes y que es una inteligencia artificial que está siempre contigo y que básicamente te controla y te sugiere qué hacer. Estamos en el año 2040, la mayor parte de los Países Bajos está bajo el mar y la zona sur del país es lo único que queda y no les gustan los inmigrantes que vienen desde las otras zonas.

Esta es una historia fascinante en la que eso que vemos ahora, con las inteligencias artificiales sugiriéndonos cosas o ayudándonos, llega a un extremo brutal, en el que incluso tener un hijo puede acabar como una transacción comercial en la que no se trata de tener un hijo, se trata de producir un ejemplar perfecto y cualificado para triunfar en la vida, como si estuviéramos cruzando caballos para conseguir ganadores. Además, los Alecto, las inteligencias esas artificiales, no solo nos proponen cosas y dan consejos, van mucho más allá y se convierten en policías de nuestras vidas e informan de cualquier cosa rara que hacemos a la policía, que nos llevará a vivir en una sociedad como la de 1984, aunque quizás peor que esa y cuando los humanos se dan cuenta y tratan de huir de esa pesadilla, las inteligencias artificiales lucharán para impedirlo y poder controlarnos completamente. Hay mucha movida filosófica y realmente la película, con sus ochenta y dos minutos, nos hace pensar un montón en la tecnología que nos rodea y la libertad que le estamos dando a la misma.

Absolutamente a evitar para miembros del Clan de los Orcos pero una que puede interesar muy mucho a los sub-intelectuales con GafaPasta.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

3 comentarios

  1. Visto el interés de los políticos, voy a vivir en una isla que se inundará con frecuencia, que está a 4 metros sobre el nivel del mar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.