El coche solar y tal y tal

La penúltima vez que estuve en el cine en Amsterdam, en la zona del estadio Johan Cruijff ArenA y que antes era el Amsterdam ArenA, como tenía un rato entre pelis y todo estaba cerrado me puse a caminar pero cerca de la estación, que allí te mueves ciento cincuentra metros hacia el este y es más que probable que ni encuentren tu cadáver porque es donde anidan los terroristas musulmanes de mielda o eso que los podemitas reciben con los brazos abiertos y los llaman nuevos truscolanes. En uno de los edificios está la sede de una de las miriadas de compañías eléctricas que tenemos, esas que son más de papel que de producir electricidad y que compran y venden el producto y yo salto de una a otra cada año para ahorrarme una pasta con el famosísimo, PAQUETE DE BIENVENIDA, que me dan pensando que mi lealtad será eterna y un año después me ven marchar, ya que mi lealtad solo la tiene el PAQUETE, no ellos. Esa compañía al parecer colabora con la universidad técnica de Delft para fabricar un coche con placas solares, que es el que vemos en la foto y que participa en un montón de carreras, como una que hacen en Australia y en la que los holandeses siempre suelen acabar muy bien y en varios años han hecho el mejor coche que no se puede producir en masa y es más o menos inútil del universo conocido y por conocer. Sirve para que los futuros ingenieros se despiporren y aporten nuevas ideas que igual un día cambian el mundo. La iteración que vemos en la foto, que supongo es la del año 2019 o el 2020, tiene unas ruedas de risa, una ristra de paneles y como que una cabina en uno de los lados para el chófer que no parece nada cómoda y definitivamente, ahí no se puede llevar ni la mochila. Lo único interesante es que si le dieran uno al Ancestral y otro a su intimísima la Virtuditas, se pueden juntar en el aparcamiento del MercaMamona o del Karreful y si ponen los coches en direcciones opuestas del lado adecuado, cuando abran los ventanucos estarán tan cerca que uno puede traer el cafelito y el otro los terrones de azúcar y hasta se pueden intercambiar cosas dulces. El coche es un prototipo muy espectacular pero creedme, es mucho más pequeño de lo que parece y no creo que sea viable para una carretera española, en donde por lo bajo que está no creo que lograran hacer más de kilómetro y medio antes que algún chiflado que va con más prisa que el conejo de la Alicia se estampará contra ellos y convertirá su sueño en pesadilla antes de la Navidad.

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

  1. Hombre, para experimentar con el prototipo no está mal, por algo se empieza, pero hay maneras mas cómodas de tomar un cafelito con la Virtu, yo encantado… 🙂
    Salud

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.