El frío que no es

Deshonestamente ni creo que una de las causas de mi inhibición al frío es por culpa del Agüita fría, de ese glorioso final de mis duchas con el último minuto y medio solo con agua fría. Hablé del tema en agosto del 2020 y desde entonces han caído muchas duchas frías, también en invierno y con constancia y con entereza, he conseguido volver a sacar algo que los julays teníamos como especie pero que perdimos por el mariconerismo actual, que nos ha hecho endebles. Dentro de tres meses se cumplirán dos años del inicio de los finales de ducha con agua fría y eso me ha dado una tolerancia al frío brutal, ahora veo a los ñangas lloriqueando porque hay un pelín de frío o porque el agua del mar no está a la perfecta temperatura de meao de vieja y yo entro como un campeón y sin que se me cambe la peluca, aunque sí que se me moja. Lo veo en las caras aterrorizadas de mis vecinos cuando me ven salir a correr con un pantalón transpirable super-hiper-mega ligero y que lo único que hace es cortar el viento y una camiseta ligera de manga larga que también hace de cortavientos. Ellos pasean a sus perros vestidos para un garbeo en alguna de las cárceles siberianas a las que los malvados e joputas de los nazis pro-podemitas y pro-truscolanes mandan a los buenos ucranianos que tanto aman a España y yo salgo a la calle como si aquí estuviéramos con clima tropical y lo peor es que cuando vuelvo a mi casa y voy a hacer mis ejercicios con la rueda de los abdominales, me tengo que quitar la camiseta porque es que llega más mojada que la compresa de una coja. Lo mismo pasa cuando voy en bicicleta y los veo a ellos medio momificados en ropa y me ven pasar con camiseta de manga corta disfrutando el fresquito.

Lo de las duchas de agua fría está exagerado por la gente, que lo mira como algo terrorífico y al final, salvo por una semana y media cuando estuvimos durante el día a cuatro grados y por la noche a dos o tres bajo cero, eso provocó el enfriamiento del agua corriente, aunque tardó unos días y le sucedió una serie de duchas en las que el agua estaba a unos seis grados, pero el resto del tiempo el agüita está mucho más caliente y ya es que ni lo noto. Cuando voy a Gran Canaria siempre tengo la sensación (errónea) de sentir el agua más fría pero creo que es porque me ducho al volver de la playa, en donde me he pasado unas horas friéndome y por eso el choque térmico es tan brutal.

Desde hace tres semanas y gracias al incremento de las temperaturas, aunque cuando salgo a correr estamos rondando los dos grados, el agua del grifo está mucho más caliente y ya casi que parece agüita veraniega.

Por sulaco

Maximus Julayus

8 comentarios

  1. vamos de los 2 grados en el momento más frío por la noche, a 17 hoy a las 3 de la tarde, ayer fueron 20 a esa misma hora, dura más o menos hasa las 5 de la tarde y a partir de ahí empieza a descender. Con todo ese calor por la tarde, realmente la calefacción no la está usando nadie si permites que el sol caliente tu casa. Mi dormitorio anoche estaba en 20 grados cuando me fui a dormir, un calor horrendo.

  2. Brrrrrrr, que frio, no quiero ni pensarlo, con decirte que yo me ducho con agua caliente hasta en Agosto, con eso te digo todo… 🙂
    Salud

  3. Pues yo sinceramente no veo eso de sufrir a diario el agua fría para no tener frío las veces que me baño en la playa.

  4. Si llegas a ver el termostato de mis duchas, te da un pasmo, tendré la circulación hecha una piltrafa, pero salgo colorada cual nécora cocida XDDDD (y con placer)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.