El Hotel Amstel de noche

Lo mejor de los días minúsculos del invierno es que un poco después de las cuatro de la tarde te puedes dar un paseo por Ámsterdam y hacer tus fotos nocturnas. A la vera del río Amstel, que da nombre a la ciudad, tenemos el hotel con el mismo nombre. Este hotel, que durante un tiempo era el único de los holandeses en la lista de mejores hoteles del mundo excluyendo a truscoluña, que no es nación, ha visto pasar por su interior a muchísimos famosos, aunque por nombrar que me cae bien, por allí pasó Audrey Hebpurn. El hotel tiene sus propias falúas para pasear por los canales de la ciudad a sus clientes y en la parte baja, al nivel del agua, hay un restaurante en el que pierdes un riñón si quieres comer. En la foto, creo que casi todas las habitaciones están con la luz apagada, con lo que la cantidad de turistas que están recibiendo en estos días tiene que ser dantesca y una cifra tan alta, que seguramente es imposible de medir. El edificio es aún más bonito de día. Decir que el hotel es y ha sido desde siempre uno de la cadena Continental pero la propiedad del inmueble, como las buenas putas, ha pasado por un montón de manos terroristas musulmanas, que entre moros se lo venden y revenden cada pocos años, siendo los últimos que lo han comprado, del país ese que compró con corruptelas y chanchullos el mundial de fútbol y en donde a mujeres y maricas se les quiere y respeta con locura.

Publicada el
Categorizado como Holanda

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

  1. Esa gente va a terminar siendo, si no lo son ya, dueños de medio mundo, claro que cuando el oro negro pierda su valor actual, con el tiempo, empezarán a vender…
    Salud

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.