El juicio de los 7 de Chicago – The Trial of the Chicago 7

Ha pasado casi mes y medio desde que vi esta película, lo cual da una idea del frenesí de cine en el que he estado involucrado. En principio, este es el tipo de historia que yo ya estoy por ningunear si hay algo que me guste más en el cine, estas revisitaciones históricas como que me aburren y no me interesan porque siempre es de movidas de gringolandia y seamos sinceros, por mí si el país entero desaparece yo no lo echaré de menos y seguro que al universo le iría mejor. La película se titula The Trial of the Chicago 7 y al parecer y a falta de cines se estrena en España en las internetes como El juicio de los 7 de Chicago.

Un puñado de julays se pasan el día de palique en un juzgado con guardia pero sin chimpún

Decir que yo conocía este episodio de la historia gringa es mentir. Al parecer, en 1968, cuando se iba a celebrar una convención del partido demócrata en la ciudad del título, hubo unas movidas en la ciudad por culpa de hippies, comunistas, anarquistas y otra miasma. Trincaron a los cabecillas o a los que decidieron que eran los cabecillas y hubo un juicio muy mediático en el que todo el mundo compite por demostrar que la suya es la más gorda o algo así y el juez es un joputa que no veas, que ese seguro que es truscolán y vota a los podemitas porque no creía en la libertad de los demás sino en imponer la suya, como la Coletas, la marquesita esa con el casoplón.

Decir que la película me gustó y me entretuvo, pero yo habría apreciado si en lugar de tanto estrellón chupando cámara se hubieran centrado en un par de ellos y ningunear al resto porque esto casi que parece un musical pero a palo seco, sin música pero con cienes y cienes de bailarines en el escenario. Supongo que la historia que cuentan es la cierta, alqo que cincuenta y pico años más tarde creo que resulta difícil de demostrar pero eso, como hemos visto en los últimos años, no importa, la verdad es algo relativo y maleable. De entre tanto actor, que allí hay una proliferación de machos cabríos que no veas, me gustó mucho Sacha Baron Cohen, que para mí roba escenas a los dejmás y Joseph Gordon-Levitt, que también estaba fabuloso. En el reverso zarrapastroso, yo habría puesto a cualquier otro ser humano o inhumano en lugar de Eddie Redmayne, que no sé por qué pero según madura, cada vez me cae peor, hay algo en su cara que me produce una intensa reacción de odio alérgico para la que no creo que haya medicinas. Pese a su presencia, la historia consiguió lo que se proponían que era que matáramos un rato y en mi caso específico, yo ya he olvidado el resultado del juicio o incluso la razón para el mismo pero está claro que soy así de fabuloso y fantástico.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, esto te provocará una urticaria que no veas así que pasa, pasando. Seguro que mola mazo a los sub-intelectuales con GafaPasta.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.