El último vuelo del Challenger – Challenger The Final Flight

Yo crecí creyendo en la magia de los astronautas y los consideraba super-héroes. No había nada más flipante que ver a esos hombres meterse en esas latas pequeñitas pegadas a un petardo gigantesco y salir disparados para el cielo para pasar sobre nuestras cabezas, sin que se supiera nunca si en realidad eso tenía algún propósito o era simplemente como las plumas de los pavos reales, para fardar y ser el que más moja. Mi visión heroica del mundo se fue a tomar por culo el día que explotó el Challenger durante su despegue y la serie que voy a comentar nos explica e ilumina con todo lo que pasó en cuatro episodios. Se trata de Challenger: The Final Flight y en España está en alguna plataforma digital y tal y tal como El último vuelo del Challenger.

El Challenger, en su último vuelo, en la época de Ronald Reagan, del que vimos su documental ayer, iba a revolucionar la educación subiendo al espacio a una profesora de instituto que iba a dar clases desde allí para sus estudiantes y para los de otros institutos gringos. La misión, gracias a la selección nacional de la candidata(s) y a su formación, fue muy pero que muy mediática. Alrededor de ella, una tripulación muy curtida y profesional de astronautas, que se vieron envueltos en la nube mediática por la profesora. En la serie conocemos la historia desde años antes y al mismo tiempo, vamos descubriendo los terribles fallos que fueron sucediendo y como fueron ninguneados o escondidos por la burocracia de un sistema que lo que quería era tener un éxito a cualquier precio. También se dieron algunas cosas que fueron culpa del azar, como las temperaturas heladísimas en Florida que provocaron al final la catástrofe. La serie es fascinante y consigue mantener un tono neutro y nada emocional hasta el último episodio, el dedicado al despegue, en el que si no lloras es que te han extirpado los sentimientos.

Esta es una serie documental fabulosa y fantástica y que te engancha desde el primer minuto hasta su final. Obviamente, no es un plato para los miembros del Clan de los Orcos pero sí que debería gustar a los sub-intelectuales con GafaPasta.

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.