Elvis


La verdad, la verdad, merilleín, que el trailer de la película que voy a comentar hoy lo he visto tantísimas veces que llegó a provocarme arcadas, que piensa que hasta cuando se estrenó la película, lo siguen poniendo cada vez que voy a ver otras y a un ritmo de siete o más pelis por semana, eso supone que lo estoy viendo prácticamente todos los días y en ocasiones varias veces en el mismo día. Ha sido una saturación enorme con un producto que no es que sea malo, pero que personalmente creo que tiene su público ya vendido de antemano, que si no sabes quién es este hombre, es probable que no te interese y si sabes de su vida y obras, ya habías decidido ir. La película, tanto aquí como en cualquier otro lugar del universo conocido, se titula Elvis y debe estar ahorita mismo en los cines de todo el universo conocido y por conocer.

Un julay que grazna se arrejunta con un joputa truscolán y podemita.

Resulta que el cantante considerado como uno de los reyes de la música del siglo XX (equis-equis) y que murió bastante joven, tenía un agente que era definitivamente podemita y truscolán y vemos la vida y obras del hombre a través de la vida del agente, que mira que lo parasitó como cualquier zorra podemita se agarra a una subvención y no la suelta ni aunque vaya contra sus principios. Esto es lo mismo, el agente, cuando descubrió la gallina de los mondongos de oro pero del bueno, no del que cagó el moro, ya lo chanchullea, abusa de él, lo manipula y hace lo mismo con toda su familia para no perder el control y exprimirlo hasta el mismísimo día en el que murió y entre medias, vemos como este hombre se convirtió en un cantante conocido en todo el mundo pese a que jamás actuó fuera de los Estados Unidos porque su agente era un inmigrante ilegal, sin pasaporte y no quería ni de coña salir del país o que el otro fuera por su cuenta. O algo así.

Realmente yo no tenía mucha idea de lo de la vida de este hombre y hasta en la forma en la que murió estaba equivocado, que yo pensé que murió obeso pa’l coño pero al menos en la peli no está tan gordo, aunque sí que se le veía acabadito y pasado de drogas. Lo mejor de la película, sin ninguna duda, es Austin Butler, que borda a Elvis Presley, es que el tío lo hace bienísimo, es la reconcha y en ningún momento viendo la película tienes la sensación de estar observando a un imitador que está haciendo de Elvis Presley, uno de esos miles que hay por todo el mundo cantando y vistiendo como él y que en zonas turísticas españolas abundan como moscas verdes sobre mierda fresca de perro y que siempre te dejan la sensación de ser copias baratas del original. Este hombre ha bordado el papel y es sin lugar a dudas lo mejorcito de la peli y bueno, quizás Tom Hanks ha hecho demasiado bien del agente, porque es que sales del cine odiándolo y deseándole todo lo peor, siempre, que yo si lo obligan a pasar dos semanas con el Marico Hechicero de Ginebra, a mí me habría parecido super bien para ver si así reventaba. No recuerdo haber visto una peli de Tom Hanks en la que lo odiase con tanta inquina como en esta. Por lo demás, la música es fabulosa, aunque no yo no soy mucho de la música de este cantante y tampoco es como que siento la necesidad imperiosa de volver al cine a ver la peli, que además dura dos horas y cuarenta minutos, con lo que pasas un rato larguísimo en el cine con ese aire acondicionado tan rico.

Si eres fans de Elvis Presley, ya seas un miembro del Clan de los Orcos (que los hay, que conozco alguno) o un sub-intelectual con GafaPasta (que también los hay y los conozco), lo vas a flipar y te va a encantar. Para los demás, es una película bastante buena pero que se habría beneficiado de algo de tijera, que se me antojó excesiva en su duración.


Una respuesta a “Elvis”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.