Guardianes de la noche: Tren infinito – Kimetsu no Yaiba: Mugen Ressha-Hen

Por si alguno aún no lo sabe, yo no soy un fans del manga, lo único que me provoca es tedio y ganas de descojonarme con esos diálogos que parecen sacados de la Escuela para brujos retardados de dos valles más abajo de Hogwarts. Dicho esto, como los cines acaban de volver a abrir, hasta estoy por la labor de ir a ver una si la ponen con subtítulos en inglés (o hasta doblada al inglés me habría molado más) y por eso fui a ver Kimetsu no Yaiba: Mugen Ressha-Hen, que al parecer está basada en una serie que no he visto y no veré J-A-M-Á-S. Con ese pedazo de nombre interminable, que a nadie le extrañe que en España la han titulado Guardianes de la noche: Tren infinito y yo la vi como Demon Slayer: Mugen Train.

Un puñado de julays están acarajotaos pa’l coño y se pasan el día pollardoneando.

Por razones que me son totalmente desconocidas, comenzamos con tres o cuatro chiquillos, que hay una que parece una friki y la llevan en una mochila encerrada, se cuelan o se meten en un tren por el final pero con billete, que no me quedó claro y buscan a un pavo que está allí dentro y que al parecer es un mata-demonios. Se sientan por su zona en el tren y tenemos algunos diálogos patéticos antes que llegue el revisor, todo el mundo como que se duerme y entonces tenemos los espíritus o los demonios o algo así y más tarde se despiertan algunos y aquello es una carnicería con el demonio que quiere matar a todo el tren, o algo así.

Si tenía alguna duda de que el manga no es lo mío, esta película me las ha quitado. Los diálogos son de puta pena, cada vez que alguno abre la boca, yo rezo para que le metan un pollote gordísimo en la susodicha para que no pueda ni hacer sonidos guturales porque sueltan unas polladas absurdas que no veas. El estilo manga no me llama nada la atención y la forma en la que manejan los ritmos de la película consiguen provocarme bostezos. Para cuando finalmente tenemos acción, puedo confirmar y confirmo que me dejó bastante indiferente. Seguramente esto funciona muy bien con otro tipo de gente, en el que no me incluyo. Igual en la serie hay más definición de personajes porque aquí no la hay y algunos, cuando sueltan sus grandes frases dramáticas, que obviamente leí en los subtítulos en inglés, yo me reía por las polladas estúpidas que decían, aunque supuestamente eran momentos muy serios. En fin, que esto no funciona conmigo y lo único bueno que saqué de la peli fueron las dos horas de aire acondicionado.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, seguramente me invitarías a ayudarte a quemar la sala del cine. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta y me dices que esto te mola, chico, has perdido el ningún respeto que te tenía. Básicamente, un masque con muchos colorines.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.