Iniciación – Initiation

Llegamos a otra peli de terror que apareció de la nada, que nunca jamás nos pusieron el trailer en el cine y llegó directamente a la cartelera y que parece haber ido directamente a Internet salvo por cinco países y yo casualmente vivo en uno de ellos. Como todos sabemos que el género es de los que más disgustos me dan, yo no me pierdo una película y ya asumo que lo que voy a ver será algo terrible. En esta ocasión se titula Initiation y creo que jamás se estrenará en España, aunque por algún lugar leí que el título, de llegar, sería Iniciación, que lo veo mucho menos atractivo que truscoluña no es nación.

Un puñado de julays gringos universitarios las pasan putas y canutas, sin chimpún.

Resulta que en una universidad, uno de los grupos esos con letras griegas, cuando una pava la consideran una furcia o fulana, le ponen a su foto el símbolo de la admiración (!) y eso le pasa a una que drogaron en una fiesta. Al día siguiente, con el trauma y todo eso, en el grupo de chamos, un atleta muere asesinado y se monta el pitote en la universidad y van muriendo más y más chamos, mientras las hembras ven como se reduce el mercado de cipotes y se están quedando solo con los orcos, los julandros y los podemitas, que esos no se bañan ni de coña. Las hembras más empoderadas como que gritan como perras en celo mientras el asesino hace lo que le sale de los mondongos y al final cuando lo descubrimos, es que no nos lo podemos ni de creer.

Decir que hubo un guion sería mentir porque no lo hubo. Esto fue una idea de alguien que después siguieron desarrollando a golpe de gilipollez y finalmente cuando montaron la película, pusieron las piezas como pudieron y así salió lo que salió, que puedo confirmar y confirmo que jamás, repito, jamás, tripito, jamás, averiguaréis quién es el asesino porque simplemente se sacan a uno de la manga al final y sin que venga a cuento. Las muertes tienen un patetismo que no se puede describir ni con palabras llanas o esdrújulas, es que esos tíos atléticos y fortotes se dejan matar como mariconas viejas borrachas y drogadas. No hay miedo, nunca, nunca, jamás, en ningún momento te asustas y tampoco hay misterio porque para cuando sabes quién es el asesino, no sigue ninguna de las reglas que todos conocemos tan bien. A los actores y actrices los sacaron de la escuela de repetidores porque es que ni a propósito lo podrían hacer peor.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, te cabrearás si te engañan con esto y si eres un sub-intelectual con GafaPasta, jamás se te ocurriría entrar a un cine a ver algo así.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

3 comentarios

  1. En esto de las pelis/series donde cuesta un huevo y parte del otro adivinar quien es el asesino, he de romper una lanza en este punto a la serie de televisión con el presupuesto más bajo del mundo y que me ha dado unas alegrías que paqué (a mí y a mi padre que hacíamos competición a ver quien deducía quien era el asesino). Crimen en el paraíso. Siempre 3-4 sospechosos, yo digo uno, mi padre otro… probabilidad de acertar…. casi negativa. Ahora ya tengo muy vista toda la serie, pero en su momento nos tenemos echado unas risas interesantes.

  2. Se te olvida el Internado con tu actor galleguiño favoritísimo, prácticamente todas las semanas moría un niño o un adulto en ese internado y por allí no venía ni la pasma

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.