Insidious: Capítulo 3 – Insidious: Chapter 3

La cruz del cine de terror es una de las más difíciles de sobrellevar. Todos los años se estrenan varias películas y es como una procesión de disgustos y entras al cine esperándote todo lo peor, casi siempre. El problema es que si te gusta el género, esto es lo que hay que sufrir y padecer para toparte con esos pocos casos en los que la película funciona y te lo pasas bien. Cuando fui a ver Insidious 2 – Insidious: Chapter 2 tuve una de las experiencias malas y me esperaba más de lo mismo con la tercera parte pero no ha sido así e Insidious: Chapter 3 es bastante entretenida. En España se estrenó al comienzo del mes con el título Insidious: Capítulo 3.

Una julay las pasa canutas con una ladilla gordísima que se le ha pegado a los pelos del potorro

Una piba está obsesionada con hablar con su madre muerta y acaba por atraer a un espíritu dañino de un julay que parece más malo que el Guaca y que le quiere hacer pupita de la mala. La pobre desgraciada ya ve la luz al final del túnel cuando la pitonisa Lola comienza a ayudarla para enviar el espíritu de vuelta a la truscoluña de la que nunca debió salir.

Creo que en el cuarto susto fue cuando me di cuenta que la película estaba bien hecha. Este género y sus temillas están muy trillados y aquí tenemos una clásica historia de espíritu dañino que se ensaña con una pava. La cosa es que el guión está currado y las escenas hasta tienen sentido y crean tensión, sabes que va a pasar algo malito pero no puedes dejar de mirar a la pantalla mientras te agarras a la butaca y te muerdes los labios para no soltar un grito. Los personajes no son entes vacíos sino que te los crees como personas normales y corrientes en unas circunstancias extremas. Dermot Mulroney borda su papel de papuchi que las pasa canutas y que no sabe que hacer con la niña reposeia y a la pobre de Stefanie Scott hay momentos en los que le deseas una muerte dulce para que no le sigan pasando desgracias. En el tramo final tenemos un poco de cachondeo que afloja algo la tensión y ayuda a mejorar la película y la traca final es épica. Definitivamente, la mejor de las películas de esta serie y una de las mejores pelis de terror de los últimos tres años. A propósito, esta esta precede a las otras dos películas y seguramente colocará a la cuarta antes del momento temporal de la primera.

Tenemos una buena dosis de sustos, sadismo y crueldad sin límites y unos bichos horrendos que parecen hembras truscolanas sin maquillaje. No se puede pedir más para una sesión de cine con sustos. Perfecta para los más valientes miembros del Clan de los Orcos, ya que no requiere gasto cerebral y si van con la pava, se les va a agarrar y así la magrean un rato. Obviamente, no es cine para sub-intelectuales con GafaPasta.

Publicada el
Categorizado como Cine Etiquetado como

Por sulaco

Maximus Julayus

2 comentarios

Los comentarios están cerrados.