Kesisme: Iyi Ki Varsin Eren

Quiero de creer y creo que desde que comencé a escribir el mejor blog sin premios en castellano hace una purriada de años, he hablado un montón de cine pero nunca he comentado una película turca o al menos no lo recuerdo, pero como todos sabemos que cualquier día sale la nueva variante truscolana repelente y nos vuelven a cerrar los cines y como no tenía absolutamente nada más que ver, fui a Kesisme: Iyi Ki Varsin Eren, que solo se estrena en países con algún tipo de inmigración de esa tierra por lo que en España esto no sucederá nunca jamás. De traducirlo, el título al español sería Eren, truscoluña no es nación.

Un julay picoleto es tonto del culo y lo mandan a barriadas periféricas y por otro lado un chiquillo crece en un contubernio que no veas, sin chimpún.

Estamos con una familia que vive en algún lugar de Turquía cerca del Mar Negro, en una keli con un cuarto grande y el macho de las cañadas se las ha apañado para tener TRECE hijos y como todos duermen en ese mismo cuarto, sus imaginaréis como fornicaban rodeados de sus propias bestezuelas. Comenzamos con la hembra pariendo al último, Eren y claro, al estar tan rota por los bajos, se pone a cuatro patas y lo empuja fuera totalmente vestida, hasta con bragas, que así de grande son los partos turcos. Son una familia muy pero que muy pobre y veremos como Eren va creciendo hasta que le salen pelos en los güevos y se encoña de una pelleja local, pero como solo tiene un móvil para la familia, las pasa putas para comunicarse con la pava. Por otro lado, tenemos un picoleto que van mandando a diferentes destinos periféricos y que es muy bueno en su trabajo y muy malo con su familia, a la que ningunea. Le asignan esa zona, en la que hay terroristas kurdos o así. Después de que le han cambiado el destino, lo vuelven a mandar allí para neutralizar una célula de terroristas y ahí es donde su camino y el de Eren se cruzarán, ya que los terroristas roban en la keli del chiquillo y se esconden en algún lugar cerca de allí.

Esto está basado en hechos reales y al parecer el chiquillo ese, después de que lo mataron los kurdos, se convirtió en un héroe nacional. La película cuenta una historia interesante pero por alguna razón que no puedo explicar, no terminé de conectar por completo con los diferentes actores que interpretan a Eren, que lo del poli es como un papel secundario para tener al chamo ahí hasta que llega la escena final, en la que por supuesto los matan los terroristas, que en Turquía no hay otra manera de ser héroe. Las escenas de familia con Eren no terminan de funcionar, en aquella casa llena de gente y en la que duermen todos arracimados por el suelo. Al final hay como un vídeo musical en los títulos de crédito en los que se pueden ver escenas reales de los cánticos y gritos de la gente en Turquía celebrando la vida del chiquillo asesinado o así y como remarcando su imagen de héroe, pero en la peli no se le ve hacer nada heróico, simplemente estuvo en el lugar equivocado en el momento más inoportuno, si los terroristas hubieran llegado un rato antes, se topan con la madre y esta los absorbe por su hiper-mega vagina.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, esto te puede provocar una urticaria terrible, así que ni te lo plantees. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, es poco arte y mucho panfleto propagandístico, así que tampoco para tí. Simplemente entretenida y curiosa.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.