Knock, Knock

Ya puedes hacer una mierda de trailer que asusta hasta a los espíritus que si la película se supone que roza, toca, pasa junto o pertenece al género de terror, a mí lo único que me puede mantener apartado de la misma es que la dirija el come-mielda de Peter Jackson, el de la saga julandrona de los anillos. Como este no es el caso, desde la primera vez que vi el trailer me temí todo lo peor, siempre y supe que iría. Además, una de las protagonistas es Ana de Armas y después de haber sido fans del Internado y haber pasado con ella por aquel edificio en el que siempre ocurría algo, tenía curiosidad por ver como lo hacía en cine americano. La película es Knock Knock y que yo sepa, en España no tiene fecha ni título de estreno aunque como es habitual, barajan el de truscoluña no es nación y sí tierra de delincuentes.

Un julay le abre la puerta de la casa a dos pellejas y lo joden que no veas

Un tipo casado y con prole se queda solo el fin de semana en casa para trabajar mientras su pava y resto de la familia se va a la playa. En un momento determinado, dos chochas le piden ayuda y después de que las deja entrar en la casa, resulta que son dos arretrancos de truscoluña que no veas y se lo follan y tratan de hacerle todo tipo de trastadas.

Decir que este es cine de terror es estirar el concepto un montón. Esto es una especie de película de tensión con dos pellejas a la que le falta de todo para ser una buena peli. El guión es una historia de corto estirada para llegar a los cien minutos aunque en realidad le sobran noventa. Todos los previos con la vida familiar para introducir al protagonista sobran. Hablando de este último, decir que Keanu Reeves vuelve a demostrar holgadamente como se puede ganar dinero actuando sin mover un solo músculo de la cara. En sus escenas de sufrimiento extremo, su actuación era tan mala que te quemaba la retina. El colega además tiene algo raro en la cara, como si hubiese pasado por el mismo cirujano que le cambó la nariz a la Princesa del Pueblo. Junto a él, las dos pellejas aburren y escandalizan cuando dicen que supuestamente son menores de edad, más que nada porque Ana de Armas tiene pinta de andar más cerca de los treinta que de los dieciséis y la otra, una tal Lorenza Izzo que no recuerdo haber visto anteriormente, esa sí que debe andar por los treinta. Las dos se mueven por las escenas como si nadie las dirigiera y el objetivo último del director, el conocido Eli Roth, supuestamente una gran esperanza del cine de terror hace diez años que al final se quedó en nada, lo que quiere es ponerles la pierna encima y chingarlas hasta que echen buchitos de lefa de la vida. Con ese trío en pantalla soltando unas líneas atroces de diálogo, con un final que todos sabemos cuál será y sin terror alguno, la cosa cruza el margen del aburrimiento y entra plenamente en territorio de puta mierda del copón.

Esto no se lo deseo ni a mis enemigos. Puedo visualizar las escenas de los miembros del Clan de los Orcos rompiendo las butacas del cine por sentirse estafado. Esto se lo pones a un sub-intelectual de GafaPasta y es muy probable que lo mates del disgusto.

01/10
Publicada el
Categorizado como Cine Etiquetado como

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Los comentarios están cerrados.