La chica salvaje – Where the Crawdads Sing


Para alguien que normalmente nunca presta atención a los trailers que ponen antes de las películas que voy a ver, el de hoy es una excepción, que no sé como pero consiguieron interesarme y siempre que lo ponían, que ha sido muchísimas veces, lo miraba y hasta consideré el leer el libro en el que se basa, aunque después desistí porque no parece una de las temáticas que a mí me interesan. Eso no quita que haya ido a ver la película según se estrenó, vamos, el primer día en los cines y tengo que decir que el trailer engaña un montón, la película que nos prometían en el trailer tiene poquísimo que ver con la que vemos. La peli se titula Where the Crawdads Sing y en España se estrenará al final de septiembre con el escandaloso título de La chica salvaje, que me ha dejado flipando pero que resulta que es el título de la novela en español, aunque la chica de salvaje tiene poco y ya puestos a ir por ahí, también podrían haberlo titulado, la pendón verbenera, la pelleja chingona o hasta la pajarera, todas ellas actividades que la chica realiza con más frecuencia que el salvajismo.

Una julay de familia marginal y padre que reparte palizas en la keli, se cría sola en las marismas, definitivamente con chimpún.

Resulta que una pava crece en una familia en la que el padre es alcohólico y repartidor de hostias en el domicilio y lo hace con tanta saña y frecuencia que la madre se marcha y abandona a sus hijos y después se van yendo todos hasta que solo queda la menor, de seis años o así y que no sabe leer ni escribir porque no va a la escuela. La chiquilla aprende a sobrevivir en la marisma, vendiendo mejillones a unos negros que tienen un negocio y cuando el padre se va, se cría sola. Con el tiempo, un chaval que era amiguito de su hermano se la camela y la enseña a leer y escribir y hasta le sugiere que escriba un libro sobre las aves de la marisma y cuando se va a la universidad, la deja tirada. Después de eso, ella se enrolla con un chulanga del pueblo, que se la empeta hasta los pelos de los güevos todo lo que puede. En un momento determinado, el chulanga aparece muerto en la marisma y a ella la acusan del asesinato y un abogado del barrio la defenderá y buscará probar su inocencia, con el primer maromo que se enrolló con ella regresando y buscándole el ángulo para empetársela y uno de sus hermanos también recuperando el contacto con ella. O algo así.

Esto es demasiado denso y personalmente pienso que, en lugar de una peli de dos horas deberían haber hecho una serie de ocho horas, que habría permitido desarrollar la historia mucho mejor y algunos de los personajes secundarios, que son muy interesantes, habrían tenido más tiempo para que los comprendamos y hasta para sentir empatía con ellos. En el trailer todo parece girar en torno a la niña pero en la peli la niña tiene un cuarto de hora de peli y después se desvanece y seguimos con la adolescente. Lo que sí me gustó que en lugar de usar flashbacks, vemos la historia contada de manera más o menos lineal, salvo por la parte del juicio en el que tenemos un par de saltos hacia atrás, pero saltos unos días o semanas hacia atrás, no años. La historia entretiene y aunque la prisa por llegar al final le quita encanto, sigue siendo una buena película y la protagonista, Daisy Edgar-Jones, hace un trabajo fabuloso. De entre los dos pavos, el primero es como un ser perfecto y que parece quererla de verdad y tal y tal hasta que se va y la deja tirada y el segundo, se le veía pinta de cafre y de malaje, pero tenía ramalazos de quererla también.

Esto puede provocar pánico y un terror absoluto a cualquier miembro del Clan de los Orcos que la vea. Mucho me temo que no tiene el pedigrí que buscan los sub-intelectuales con GafaPasta.


Una respuesta a “La chica salvaje – Where the Crawdads Sing”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.