La cúpula – Under the Dome

No hace falta ni que diga que yo me he leído absolutamente toda la obra de Stephen King salvo por el último, que tengo encolado y caerá pronto (o más bien, una mezcla de leído y escuchado y en varias ocasiones, los audiolibros están hechos por él con su propia voz, con lo que los comemieldas que dicen que leer es mucho mejor y más intenso y bla, bla, bla que me expliquen como pueden ellos saber mejor que el propio autor como leer su libro). Este hombre también fue el redentor del género de la fantasía después que el puto truscolán del Tolquien la intentara destruir con esas mierdas de libros que transformaron en películas infumables y de las que puedon confirmar y confirmo, que yo solo he visto la del señor de los julandrillos 1 y ahí me quedé porque dormí, sin exagerar, al menos dos horas en el cine. Regresemos al tema y hoy toca comentar la serie basada en el libro de Stephen King, Under the Dome y que en España se conoció como La cúpula.

Una mañana, los julays de un villorrio ultraperiférico se encuentran que los han metido como en un acuario gigantesco y allí ni sale ni entra nada. Por supuesto que de entrada les sale el truscolán y el podemita que todos llevaban dentro y van a atacar y destruir pero pronto tendrán que dejar atrás esos tejemanejes si quieren sobrevivir o algo así.

Esta serie tuvo ese problema conocido como el del chicle, que podría haber sido un clásico si se hubieran limitado a una temporada de trece capítulos y siguiendo el clásico escrito por Stephen King pero decidieron estirarla con veintiséis capítulos más y bueno, la segunda temporada fuer mediocre y la tercera patética porque es que ya no había nada más que hacer. La premisa de la serie era muy interesante pero nunca optaron por el terror o el miedo o el pánico o incluso el horror y en su lugar prefirieron algo más mundano. Al final, como eligieron el camino de la telenovela, el impacto de la premisa inicial se fue diluyendo demasiado hasta perder toda su identidad. Casi que lo mejor eran las movidas endogámicas, que allí todo quisqui chingaba con todo quisqui, que lo de tener la pecera no les afectaba para nada. Yo me quedo con la primera temporada y espero poder olvidar algún día las otras dos.

Publicada el
Categorizado como Series TV

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.