La decisión – Blackbird

Como dos meses antes de que cerraran los cines en diciembre del 2020, empezaron a poner el tráiler de la película que voy a comentar una y otra vez y yo lo veía y pensaba que ese tipo de drama son de los que me molan a mí, con lo que no veía la hora del estreno, que por culpa del virus truscolán y podemita no sucedió hasta junio de este año. Se titula Blackbird y en España parece que se estrenó en las internetes en diciembre del año pasado con el título de La decisión.

Una julay ancestral junta a su clan para darles un tremendo disgusto porque se quiere pirar de este mundo lleno de truscolanes y podemitas de mielda.

Una chama con enfermedad terminal ha decidido que se quiere quitar de en medio y aunque vive en un lugar en el que la eutanasia o como quiera que se llame eso no es posible, el marido le consigue unas medicinas y lo apalabran. En su último fin de semana de vida vienen a su keli sus dos hijas, una tortillera y con novia y la otra casada con un panoli y con un hijo adolescente o algo así. Además invita a su mejor amiga y a partir de ahí tenemos movidas y dramote por un tubo con todo el mundo sabiendo que la vieja no llega al lunes ni de coña.

Yo ya sabiendo que la protagonista es Susan Sarandon es que me la sudaba el tema y yo ya iba al cine sabiendo que aquello me iba a buscar, aunque eso sí, bien aprovisionado de pañuelitos por si acaso. Teniendo además a Sam Neill y a Kate Winslet, es que la peli lo tenía casi todo. La historia es predecible, aunque no sé si por alguna película gringa o porque este tema lo han tratado un puñado de veces en el cine neerlandés y es siempre lo mismo, reunión de la familia, trapos sucios, trapos más sucios, trapos hediondos, movidas entre los que sobreviven y al final, final triste pero feliz para el que quería morir por sus propios medios y no tras un tratamiento que no te cura sino que alarga la agonía. Todos los actores lo hacen fabulosamente bien y merece la pena mencionar a Anson Boon, el chaval que les roba planos a todos los demás una y otra vez.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, un dramote como este te puede provocar una tremenda reacción alérgica, que lo sepas, con lo que lo mejor es no verla. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, yo diría que te gustará, aunque si es una versión de otra película, te saldrá el ramalazo sub-intelectual y la criticarás y compararás con la otra.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

2 comentarios

  1. La dejaré para cuando tenga un día de estos de llorar un rato. Hoy no va a ser, toca día buen rollito aunque sea lunes!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.