La flota de bakfiets


Hoy tenemos una foto curiosa, una flota de bakfiets en la puerta de un negocio de marca de truscolán o chimpancé, que viene a ser lo mismo. Resulta raro ver tantas bicis de este tipo juntas y más si son de una empresa, aunque esta empresa es algo especial y extremadamente impopular y no sé si este modelo de negocio ha llegado ya a España. La susodicha compañía, que tiene programa en la plataforma del tuiterota y del aifone, es una especie de cutre-supermercado por Internet que está muy cerca de tu casa, a precios abusivos pero que te llevan lo que compras, desde el momento en el que has hecho la compra, en diez minutos. Tienen lo que aquí llaman SUPERMERCADOS NEGROS, no porque contraten africanos, que lo hacen también, sino porque buscan locales en zonas urbanas que ahora están vacíos, los alquilan y pintan todas las ventanas de negro. En su interior, montan una especie de mini-mercado, pero solo para sus empleados y cuando llega una orden, uno de esos currillos que ganan una mierda sale por patas, coge las cosas que el cliente ha comprado (y que son básicas, como alcohol, pan, algunas verduras, refrescos o platos cocinados) y sale cagando leches para la keli del cliente, a donde tiene que llegar en menos de diez minutos o algo así. Delante de esos supermercados negros, un montón de chusma y gentuza fumando y gritando, también conocidos como los trabajadores, las bicis ocupando la acera y además, conducen como locos y provocan accidentes de todo tipo, por lo que ahora mismo hay una prohibición en varias ciudades neerlandesas, incluyendo las de Amsterdam o Utrecht, para abrir nuevos negocios de este tipo y se estudia cerrar o mover los que ahora están abiertos, y que al parecer son muy populares entre los millenials y la gente joven, que nacieron con el corazón de CULOCOCHISTA +++ y al parecer el +++ es la evolución natural de esa especie, que en lugar de coger el coche para ir a la tienda, compras por tu telefonino y que venga la tienda a ti, aunque te cobren un treinta o un cuarenta por ciento más de lo que te costaría ir a un supermercado de verdad para comprar lo mismo. Estas bakfiets las vi en Amsterdam, en uno de los supermercados negros que aún están desperdigados por la ciudad. Al parecer cuando reciben los pedidos es mayormente por la noche, cuando se llena la calle con sus trabajadores, que esperan en la calle a grito pelado a que los avisen para recoger las compras de los clientes y llevárselas. Usan siempre bicis eléctricas para que esos gandules lleguen a tiempo y para que los accidentes sean más mortíferos.


7 respuestas a “La flota de bakfiets”

  1. No puedo opinar, no he hecho un pedido de súper en mi vida por internet, pero vaya, supongo que esto es simplemente un 24h. solo que con entrega a domicilio, ahora, ya les puede dar pasta el negocio para tener toda esa flota!
    * «que el cliente Ha comprado»

  2. Genín, yo jamás lo haré, tampoco
    Virtuditas, el mundo está lleno de gandules. Mismamente mi amigo el Turco, delante de mi, hizo un pedido en su casa y después bajó a la calle a esperar al repartidor. Lo triste es que tiene un supermercado magnífico a menos de ciento cincuenta metros de su puerta, que yo habría ido con gusto a comprarle las cosas y de paso, le sableaba la visa platino y me hacía la compra de los próximos dos lustros.

  3. Hoy un juez ha mandado cerrar otro de esos supermercados negros y en el último mes han caído como 4, que cierran porque alquilan locales que son para uso de negocio y los jueces dicen que si no pueden entrar los clientes y comprar, entonces no cumplen con la definición que se da a esos locales y no pueden estar allí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.