La historia del reciclado

El reciclado es algo que entró en nuestras vidas no hace tanto, es algo a lo que nos hemos ido acostumbrando poco a poco o no nos hemos acostumbrado en absoluto. Cuando vivía en Hilversum, teníamos un día para sacar la basura y otro para el papel, eso era todo lo que se reciclaba. Cuando me mudé a Utrecht en el 2005, llegué a un mundo en el que teníamos que todas las semanas recogían el contenedor de la basura y otro día el contenedor de los restos orgánicos, básicamente lo producido en el jardín y las cáscaras de las verduras. Para el papel, cada tres semanas lo sacábamos a la calle y muchas veces ni llegaban a tiempo los del ayuntamiento, lo recogía otra gente que después lo llevaba a los centros de reciclado y les pagaban. En esa época, aún no se separaba el vídrio.

Después llegaron los contenedores bajo tierra para vídrio, que eran en mi caso para todo el vídrio pero en otros lugares hasta se reciclaba según el color del susodicho. En un momento determinado de esta historia del reciclado, la ciudad de Utrecht decidió ir un pasito más allá y nos llegó una carta diciendo que pondrían un contenedor enterrado cerca de la casa y que toda la basura que no separaba, eso que intelectualmente se llama basura, iría en ese, con lo que no tendría que sacar mi contenedor con la susodicha cada semana. Esto era algo nuevo y maravilloso y comenzarían a instalar esos contenedores en mi zona de la ciudad, como siempre, que todo lo que experimenta el ayuntamiento siempre empieza en mi barrio. El nuevo contenedor bajo tierra tenía una tarjeta especial y asombrosa para abrirlo y que estaba programada para abrir solo uno, aunque terminaron por desechar la tarjeta porque la gente rompía el sistema de apertura porque si el tuyo no funcionaba, no podías tirar la basura o algo así. El viejo contenedor quedó reasignado al reciclado de plástico, metales y los bricks de la leche, el zumo y similares y los recogían cada semana.

Esos contenedores, los que originalmente eran para la basura no reciclable y que después los reconvirtieron para plástico, metal y bricks, son los de la foto, siendo el mío el tercero contando desde ambos extremos. Posteriormente nos dieron un contenedor nuevo, con tapa azul, que es para el papel y se acabó el negocio de aquellos que pasaban robando el papel por la calle porque dejaron de pagar en los centros de reciclado y ellos dejaron de llevárselo. Han pasado los años y han hecho estudios y todo eso y han llegado a la conclusión, algo que ya sabíamos todos, que en realidad, siempre vuelven a pasar por la máquina de separación lo que la gente manda en el contenedor de plástico, con lo que tiene muy poco sentido o ninguno el hacer la separación en las casas si ellos vuelven a revisarlo. El año pasado, casi en diciembre, nos mandaron una carta informándonos que de nuevo, mi barrio sería el pionero y que un día, dejaríamos de separar de la basura normal el plástico, los metales y los bricks y lo pondríamos todito junto en el contenedor enterrado en la calle, que además lo vacían con más frecuencia.

Todo el año 2021 ha transcurrido plácidamente y de cuando en cuando lo comentaba con los vecinos, que nos dijeron que lo iban a hacer pero nunca lo hicieron, hasta hace dos semanas cuando nos llegó una carta del ayuntamiento informando que el día 17, nuestros contenedores no volverían a casa y los retirarían, siendo esa la última vez que reciclaríamos esos productos de manera separada. Nos quedan el contenedor de cosas del jardín, de recogida semanal y el de papel, cada tres semanas.

Esto es algo que he visto en un montón de lugares, en aeropuertos y en centros comerciales e incluso en las calles, en donde la gente separa la basura según los colores y todo lo demás y después llega el basurero y vacía cada uno de esos contenedores en el mismo recipiente, mandando a la mierda todo ese trabajo realizado por los ciudadanos. Les ha costado años reconocerlo, pero eso de separar el plástico es una tremenda pollada. Con el papel sí tiene sentido, o con los restos del jardín, que es al fin y al cabo biomasa y eso lo ponen en otro lugar y de ahí sacan hasta metano.

La foto la hice esta mañana, cuando mi contenedor, primero de basura normal y después de plástico, hizo su último servicio y fue retirado y enviado al cielo de los contenedores.

Por sulaco

Maximus Julayus

4 comentarios

  1. Aquí tenemos inorgánicos, orgánicos, vidrio y papel. Les he visto vaciar los contenedores y tienen espacios separados en los camiones. Además el vidrio y el papel pasan a recogerlos en otro tipo de camión, por separado, por supuesto, y dicen por ahí que nuestra planta de separado funciona de-que-te-cagas, así que por aquí no hay queja.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.