No una sino dos rocas


Con un ligero ajuste en la posición, ahora no vemos la roca de la derecha, ahora descubrimos que tiene una hermana a su lado y que son dos, además de las que me rodean, en aquella pequeña cala en la que el sol raramente entra porque las plantas han bloqueado la parte superior.


Una respuesta a “No una sino dos rocas”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.