La maqueta de Angkor Wat


Algo que me llamó la atención en la visita fue esta miniatura de Angkor Wat, el gran templo en Camboya. Después me enteré que en el siglo XIX (equis-palito-equis), el rey de Tailandia ordenó un ataque con dos mil julays a Camboya y el plan era desmontar el templo de Angkor Wat y traérselo a Tailandia, que no veas como se la gastan estos budistas a la hora de hacer maldades. Sus soldados perdieron la batalla y el disgusto fue tan grande que el rey se montó su propio modelo de Angkor Wat en el palacio para mirarlo y llorar con gusto. Yo creo que el rey ese tenía menos luces que un agujero negro, que mandar dos mil tíos a desmontar un templo que tiene mil metros de largo y seiscientos metros de ancho y en piedra, es como pretender que un mosquito mueva un balón de fútbol.


Una respuesta a “La maqueta de Angkor Wat”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.