Categorías
Reality sucks

La segunda podada

Hoy llegamos al final de esta trilogía de la barba, en la que la hemos visto mutar desde su forma salvaje hasta algo más o menos civilizados. De no haber sido por el calor, yo la habría dejado a su libre albedrío, que a mí el aspecto ese de náufrago me mola mazo y no hay moro que no me salude por la calle. La mujer rusa de un colega me dijo que parecía uno de los santos esos que tienen ellos y que seguro que si le toco la chepa, le toca la lotería porque la barba es así de poderosa. Después de La primera podada de la barba, aún quedaban cosas por arreglar así que consulté a mi sanedrín de expertos, que lo forman mi amigo Sergio y su hijo Sergito, ambos portadores de barbas que no tienen ni punto de comparación con la mía. Al padre le come la envidia pero el hijo me dijo que la perfilara, así que volví al llutuve y me empapé como cinco vídeos de gente ajustándola, especialmente italianos, que parecen ser los líderes mundiales del concepto. Tras esto, de vuelta al baño y le di forma por el cuello, le quité unos milímetros por debajo y también le di forma por la zona cercana a las orejas y en las mejillas. Todavía pienso que cuando vuelva a España, espero que mi barbero ya pueda hacer barbas porque tendrá que apañarla para que luzca épica y legendaria pero no creo que me diga que he hecho un mal trabajo. Ese mismo día, fui al cine y mientras esperaba el inicio de la película en una sala prácticamente vacía, aproveché para hacerme esta tercera foto que cierra la trilogía de la barba.

Por la zona de las patillas, aunque he ajustado la barba, el pelo de la cabeza, que es gigantesco, me cubre gran parte de los orejones, pero ese es trabajo de barbero. Ahora imagino que será cuestión de pasar la máquina una vez cada semana y media o así para quitar lo que ha crecido y después volver a delinear las zonas que corté por completo. Por ahora, estoy muy contento con el resultado aunque los moros ya no me saludan con la intensidad que ponían anteriormente.

Por sulaco

Maximus Julayus

6 respuestas a «La segunda podada»

Mucho mejor pero tienes que seguir avanzando. Hay que pulirla más, cuando vayas al barbero que te perfile con navaja las mejillas y con ese mes que te vas a pegar en Canarias coge un bronceado espectacular y lo vas a petar. Cuando vuelvas a Holanda ya sabes, con esa barba, una camisa negra, bronceado espectacular y ese desparpajo que DIOS te ha dado vas a ser el alma de cualquier fiesta. En Amsterdam todas las fiestas chic van a requerir tu presencia, es más, lo primero que preguntarán los invitados a dichas fiestas es si está confirmada tu presencia porque una fiesta en la que no estés tú no será importante. Van a requerir tu presencia en un montón de fiestas importantes, ‘Premieres’ … cuando Woody Allen aterrice en Amsterdam para la premiere de su película lo primero que preguntará es si vienes tú y si sus asesores no han negociado contigo tu presencia pueden darse por bien jodidos porque cómo explicarles al señor Allen que SULACO no asiste a su evento. Te va a llover el dinero porque vas a ser el puto alma de cualquier fiesta. ¿Trabajar para el Turco? ¿Estás de broma? El Turco te suplicará trabajar para tí, quedrá descorsetarse de su vida de oficina con traje y corbata y ser tu asesor financiero personal, multiplicará tu dinero haciendo inversiones que es lo que domina y querrá estar a tu lado en todos esos ‘saraos’. Tío, quien te iba a decir que el coronavirus te iba a cambiar la vida, que esa barba que te dejaste te cambiaría para mejor, que el 2020 fue el año del cambio radical de rumbo. Así que esa barba ha venido para quedarse ¿no?

doverinto… una pregunta: que es exactamente lo que le quieres sacar? porque tanto peloteo por ná, no cuela, y ya te adelanto que este no necesita que nadie le suba el ego, su ego ya está en el tope máximo XDDDDD

Virtuditas, no le hago la pelota, sólo trato de confirmarle que ha tomado una sabia decisión. Todos sabemos que SULACO es un veleta y que cambia constantemente de opinión, recuerda cuando veneraba los iphones y menospreciaba a los andriotorotas y ahora tiene uno, o cuándo nos vendió que se afeitaba con una maquinilla de una sola hoja en una ceremonia poco menos que ancestral en la que su carita quedaba como el culito de un bebé, y ahora ya ves … BARBUDO.

Virtuditas, QUE SABIA ERES. Tienes razón en casi todo. Además, que como estoy parao, no le doy un leuro ni de coña.
Doverinto, no voy a un estreno ni jarto de güiski caducado de outlet, que en esos sitios hay multitudes y mucho virus. Sobre la barba, se quedará al menos hasta diciembre, para el año que viene ya decidiré.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.