Louis

Empiezo diciendo que puedo jurar y juro que este es el único documental que comentaré este fin de semana. Fui a verlo el día de su estreno, a primera hora de la tarde entre semana, cuando en teoría la sala está vacía y resultó que estaba petadísima de ancestrales que se habían arrejuntado en manadas para ir al cine a ver un documental de un entrenador de fútbol, una cosa que resulta difícil si no imposible de comprender. El documental se titula Louis y que yo sepa por ahora no tiene fecha de estreno en España, aunque si el chamo la diña, esto está en cartelera en menos de veinticuatro horas.

Un julay que pelotea de joven acaba de entrenador de equipos de fútbol y cogiéndose unos berrinches que no veas.

En España todos conocemos a Louis van Gaal por el tiempo que fue entrenador del Barcelona y por aquella rueda de prensa en la que le gritaba a un chamo «tu interpretación siempre negativa nunca positiva«, una que muchos seguimos usando para cortar por lo sano en broncas. Por supuesto esa escena está en la película pero lo más interesante es que recorremos toda su vida, to-di-ta, desde que era un pipiolo en Ámsterdam hasta antesdeayer y en ese camino, no solo vemos imágenes inéditas, también hablan muchos que lo conocieron y descubrimos a la persona detrás del entrenador y entre otras cosas, lo vemos en sus momentos más gloriosos, pero también lo vemos después de perder a su primera mujer o más recientemente, cuando el médico le diagnostica cáncer de orto y hasta lo vemos en las sesiones de radioterapia en el hospital. Creo que se supo que el chamo tiene cáncer unas pocas semanas antes del estreno del documental, aunque ya había gente que lo sabía, pero fue cuando lo anunció a la prensa y a los jugadores de la selección neerlandesa, que es su trabajo actual.

El documental es fabuloso y muy interesante, con la vida de este hombre y las cosas que ha hecho y que ha tenido que hacer, que en ocasiones eran muy peculiares. Vemos a su familia, siempre a su alrededor, lo vemos cuando no está trabajando, con su hermano, con amigos y en lugar de la cara de entrenador que ha tenido muchísimo éxito, descubrimos lo que hay durante el resto del día, cuando no está trabajando. En ocasiones el documental es triste, pero también es muy positivo. Eso sí, he salido super-hiper-mega convencido del cine que este hombre está en el espectro de Asperges, que tiene algo rarito. Las imágenes con su segunda mujer son de lo mejorcito, un tipo que acojona a la gente con su mera presencia y cuando está alrededor de ella, lo ningunea y lo maneja como a un tortolito.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, lo tuyo no son los documentales y si eres un sub-intelectual con GafaPasta, dudo mucho que te interese el fútbol o un documental sobre un chamo que trabaja en ese mundillo.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.