My Hero Academia: Misión Mundial de Héroes – Boku no Hero Academia: World Heroes Mission

Ya lo dije el otro día, para yo meterme en una película de animación japonesa, no tiene que haber otra alternativa en el cine y aunque la semana pasada comentaba una, lo impensable volvió a suceder y así me vi volviendo a un cine para ver otra peli de dibujos animados japonesa. Al parecer, esta pertenece a una serie de dibujos manga con una jartá de volúmenes y según he leído, esta es la tercera película y puedo confirmar y confirmo que no he visto las dos primeras. El título gigantesco de esta es Boku no Hero Academia: World Heroes Mission, que mezcla idiomas con ilusión y alegría y en España parece ser que estuvo en los cines en noviembre del año pasado con el fastuoso título de My Hero Academia: Misión Mundial de Héroes que a mí me dice mucho menos que truscoluña no es nación.

Un puñado de julays raritos y definitivamente malcriados luchan contra otro puñado de julays truscolanes y podemitas, en ambos casos sin chimpún.

Al parecer hay una especie de asociación de pedófilos héroes mundial y ellos, seres superiores, protegen a los humanos o algo así, hasta que llega un culto truscolán y podemita con dinero venezolano que ha inventado un airote que cuando lo huelen los mutantes la palman y como son el treinta por ciento de la población o así, amenazan con matarlos en todo el mundo y por eso, los supuestos héroes estos tendrán que luchar contra la otra organización, más o menos es como elegir entre guatemala y guatepeor.

Si había un guion con una historia, tengo claro que el director se lo dejó en el retrete cuando fue a dejar el jiñote y los que vinieron detrás de él a usar el trono lo usaron para limpiarse los traseros y tuvieron que apañarse como pudieron. La historia no tiene absolutamente ningún sentido, quizás si eres un chiquillo de seis años la entiendes de pé a pá, pero en mi caso es que no tenía ni puta idea de lo que allí sucedía. La animación es mediocre, a menos que te guste el anime, pero en mi caso ese estilo me la suda enormemente y no me impresiona y como en casi todas las historias japonesas, en las entrañas de los seres hay algún tipo de programación que me agobia y me hastía, parecen personas falsas, mayormente truscolanes contando mentiras y jaleando a sus primos hermanos asesinos rusos. En ningún momento logré empatizar con nadie y agradecí enormemente el final para salir por patas del cine. Obviamente, los héroes buenos ganaron a los héroes malos y los humanos puros siguieron igual de jodidos y mal pagados.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, no se te ocurra ir a ver una cosa así y de hacerlo, lleva el mechero y el alcohol para satisfacer tu necesidad de quemar el cine. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, esto te puede romper los cristales de las gafas. Para frikis, cejijuntos y pedófilos. Mayormente aburre.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.