Otra ronda – Druk

A la película que voy a comentar llegué porque no tenía ninguna otra opción, estaba entre las dos películas que quería ver en la filmoteca y la alternativa era pasarme dos horas en la calle esperando a que comenzara la siguiente. Ya había visto el trailer en una visita anterior a la filmoteca y tengo que decir que no logró despertar absolutamente ningún interés en mí, literalmente, me la traía al fresco y encima, verla en danés con subtítulos en holandés es que no me motivaba nada. Finalmente, opté por verla y así llegamos a Druk, película que pasó por un montón de festivales en España y finalmente se estrenó en abril con el título de Otra ronda.

Cuatro julays borrachuzos se cogen la cogorza eterna y sin chimpún.

Cuatro profesores de institutos amargados deciden hacer un experimento para mantener un nivel constante de alcohol en su sangre durante el día. Después incrementan el porcentaje y finalmente todo se desmadrará con estos cuatro borrachos que van al instituto y no dan pie con bola o algo así.

Esto es una especie de oda al alcoholismo de la gente del norte de Europa, que todos sabemos que son alcohólicos pero que no resonó para nada conmigo, sobre todo porque dura dos horas y le sobra tranquilamente media hora, esa media hora de más y más y más y mucho más de lo mismo. Una vez organizan el sistema y se ponen las reglas para beber, todo lo demás es una espiral decadente de cuatro tipos que parecen determinados a destruir sus vidas y a los que no les importa hacerlo. Como son nórdicos, realmente son más sociables borrachos que sobrios, momentos en los que ni hablan ni gesticulan y parecen más bien muertos, así que el alcohol lo único que consigue es darles un punto de latinos, pero un mal punto, que siendo latino, no necesito beber ni una gota de alcohol para ser una persona mucho más amena y divertida que ellos. La película tiene muchas movidas filosóficas que me la traían al fresco y casi que lo mejor es ver como van a acabar muy mal y esperar que eso suceda pronto para poder reírnos de ellos. El final es justamente el punto en el que tenemos el cartel de la película y tengo que decir que esa parte fue bastante patética y de sentir vergüenza ajena por el borracho, aunque también es cierto que cuando la gente bebe da un poco de lástima. Como experimento está interesante pero le faltó gancho.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, esto te puede quemar las retinas de los ojos. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, con las referencias filosóficas que tienes seguro que se te pone hasta morcillona.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.