Bolos de verano

Ayer estuve en la Haya trabajando. Con el verano y las vacaciones nos hartamos a hacer bolos por Europa. Todas las empresas que trabajan con nosotros andan escasas de personal y piden ayuda. Este año estoy evitando como la peste que me manden a otros países, por pereza más que nada, porque el año pasado me tocó Venecia y Alemania y aunque estuvo muy bien, este año prefiero quedarme cerca de casa.

Como decía ayer me tocó en la Haya, Den Haag para los neerlandeses. Pasé el día en el Medisch Centrum Haaglanden, uno de los hospitales de la ciudad.

Desde la estación de tren hasta el hospital, el ingeniero al que yo acompañaba me iba iluminando sobre los barrios que cruzábamos. Pegado al centro de la ciudad, tiendas, sin viviendas. Luego el barrio Holandés puro, 100% rubio, con pedigrí. Se ven bicicletas buenas y la gente parece contenta de vivir. Pasado ese barrio fue como si lo hubieran rociado todo con mierda. Desaparecieron las bicicletas y las que se dejaban ver estaban para el arrastre. Mucho machango con pinta de delincuente (posiblemente lo eran pero prefiero otorgar la duda) en las esquinas fumando y sin hacer nada. ?Bienvenido al barrio marroquí?? me dijo el colega y se aprestó a poner los seguros al coche. Por supuesto no hay [email protected] en la calle. Que digo, malamente camina nadie. Unas cuantas manzanas más allá la cosa mejora mucho, vuelve el color y la limpieza, las tiendas y las bicicletas, aunque estas más cochambrosas que en el centro. Era el barrio turco. No había mucha gente por la calle, porque los turcos, al contrario que los marroquíes, trabajan y no viven de subsidios.
Tras dejar atrás el barrio turco entramos en el chino. Los chinos compiten entre ellos con establecimientos de comida para llevar. Hay que ver, aquello parece un Food-Court (¿hay palabra para esto en español?). Las bicicletas son de lo peorcito y por alguna extraña razón les encanta tender toda la ropa en las ventanas, pero el efecto le da un toque exótico al barrio. Vista la cantidad de ropa que tienden me pregunto cuantos viven en cada casa, porque los apartamentos no tenían pinta de ser muy grandes.

Pasados los chinos, el hospital. Desde fuera cualquiera diría que es un hotel. No tiene pinta de hospital en absoluto. Bonitos edificios, jardines, avenidas para pasear y un edificio como cualquier hotel de centro de ciudad. Contrasta con las obras colosales que se han hecho en España como nuevos hospitales. Aquí todo es acogedor y está pensado para que la gente no se intimide mientras permanezca internada o de visita. Allí todo es frío y aséptico, con esos robots que reparten la comida por las diferentes plantas y esa infinidad de habitaciones sin sentido aparente y sin uso, que intuyo sirven sólo para aplacar las fogosidades de médicos y enfermeras.

En el hospital hice mi magia, desplegué mi encanto y solucioné todos los problemas que tenían en un pis-pas. Después, en el camino de de vuelta, paré en Utrecht para irme de tiendas un rato y comer en un Kentucky Fried Chicken, que me apetecía unos cuantos pedazos de pollo aceitoso con una piña de millo bañada en mantequilla (mazorca de maíz para otros).

Todo esto aderezado con música de Philip Glass que es para mí uno de los grandes.

El misterio de Wells – The Reckoning

Esta es la crónica de lo que pudo ser y no fue. A partir de un trailer curioso y bien cuidado nos engañaron para que entráramos al cine a ver The Reckoning, conocida por España como El misterio de Wells. Resultó ser una burda imitación de El nombre de la rosa, patética, aburrida, previsible y asquerosamente sosa. No hay nada en esta película que merezca la pena ser resaltado. No había una buena música, ni unos buenos paisajes, ni un buen guión. Sólo una banda de desalmados tratando de acabar lo antes posible para cobrar el cheque y marcharse a casa. Entre los protagonistas, dos conocidos: Willem Dafoe y Paul Bettany. Ambos con unas interpretaciones que será mejor olvidar. No voy a seguir escribiendo sobre semejante bazofia. No os dejéis engañar. No la veáis. Y en caso de no poder evitarlo, comprad al menos cinco botellitas de flugel y bebedlas a lo zorrudo, cuando nadie os mire. Si persistís y queréis más información en español, haced click aquí.
gallifantegallifante

Publicada el
Categorizado como Cine

Feromoneando a diestro y siniestro

Hoy he tenido uno de esos días en los que es mejor no salir de casa. Ha sido poner el pie en la calle y se me dispararon todas las alarmas. Cuando te cruzas con la primera anciana de ochenta años en bicicleta y te sonríe mostrándote esa boca sin dientes, es mejor darse la vuelta y volver a casa. Pero no, tenía que trabajar y me he sacrificado por el bien de la paga a fin de mes. ¡Vamos, que me prostituyo por un sueldo!

Ha sido llegar al trabajo y el transexual se me ha tirado de cabeza encima. Lo he tenido todo el día pegado a mí, rondándome, mirándome abobado, pisando el suelo que yo piso, sentándose en la silla en la que yo me pedorreo, comiéndose las babas por mi. Lo mismo me ha pasado con la guarrilla de la recepción. Ha estado todo el día llamando para notificar supuestos problemas con el SuperVisor y yo para joderla le mandaba a la hembra empenenada, que iba abobada porque yo le pedía algo y la otra abajo caliente como una burra. Si por lo menos fuera la rubia guapísima que estaba hasta el viernes me molestaba y bajaba, pero esa está de vacaciones y la ha sustituido esta rubia gordísima con esa cara volcánica en la que los múltiples granos compiten por ver cual produce la explosión más gorda.

Yo no sé que me pasa pero de vez en cuando se me desbocan las feromonas y se monta el belén. No hay forma de combatir esto. Haga lo que haga se ponen como perrras en celo. Para aquellos que hacéis de la incultura una profesión, os copio un parrafo que os explica lo que son las feromonas y los efectos que producen:

Las feromonas son sustancias químicas inodoras que nuestro cuerpo produce y tienen como única misión afectar nuestro comportamiento sexual y atraer al sexo opuesto. Son captados por el órgano vomeronasal (OVN), alojado en nuestra nariz, llamado también el sexto sentido. La investigación medica prueba que los individuos con secreción de feromonas más altas poseen un atractivo sexual más alto al tiempo que son percibidos como más dominantes por el resto de los hombres y son más respetados…

Después del trabajo me pasé por el supermercado y de nuevo la cajera abobada mirando mi camiseta y suspirando. Y yo ipodminizado escuchando un popurri con mis canciones favoritas. Esto del ipod mini acabará conmigo. Voy por la calle cantando y bailando como un chiflado. Vivo en mi propio mundo. Por suerte en la caja del super estaba bailando Retorciendo Palabras de Fangoria, porque me pilla cinco minutos más tarde y me coge cantando el «Ave María, Cuando serán mías» (las tetas de Hermione) de Bisbal y la tía seguro que me pone en la cinta y me folla allí mismo. Con la edad el sentido del ridículo se me ha debilitado lo suficiente como para que no me importe hacer el ridículo en público. También la edad y la pereza me han hecho evolucionar hacia estilos de baile más tranquilos como los de John Travolta en Pulp Fiction.

Después del momento supermercado enfilo para mi casa y cuando llego la puta de la china de abajo y la bestia de su hija salen a la escalera a recibirme. Yo no me canso de repetir que mi vecina es puta y traficante de chinos ilegales e intuyo que miembro de honor de las tríadas chinas. Fue verme y se perdieron las dos. Mira que yo las ignoro con mucha gracia y estilo, pero ellas salieron detrás de mi y minutos más tarde oigo un suave roce en mi puerta y me encuentro con madre e hija, que venían a ofrecerme un plato de tortas de harina para que me las comiera. Esto de los ofrecimientos culinarios ya me parece demasiado. Las desairé lo mejor que pude y lo último que escuché fue como la madre (o quizás la hija, no quiero ni pensarlo), restregaban el coño por toda la barandilla de la escalera para marcar su territorio.

Más tarde he salido a hacerme treinta kilómetros con la bici, pero me he dedicado a escuchar y cantar canciones de Eminem y así sólo me escuchan insultando a mujeres y me dejan en paz.

Espero que se me pase pronto esta erupción hormonal porque mañana voy a trabajar en un hospital y lo último que necesito es un ejército de viejas enfermas acosándome sexualmente … 😆

Mean Girls

Cuando vas al cine a ver una comedia de estudiantes americana siempre vas con miedo. El 90% de las veces son soporíferas, previsibles, y acabas cagándote en la madre y el padre que parieron al director, a los guionistas y a los productores. No es el caso de Mean Girls la nueva comedia de Mark S. Waters, el director de otra comedia bastante buena llamada Freaky Friday y conocida en España como Ponte en mi lugar.
Volviendo a la película he de reconocer que me reí a mandíbula abierta. El guión está muy trabajado y las carcajadas son constantes. No sólo te ríes, sino que está sobrada de carne para calentar y descongelar todo el hielo de los polos. Como diría el inefable torrente, todos son putillas calientapollas. Es increíble la de mercancía de calidad que hay en los institutos americanos. Y yo que de mi época en el instituto solo recuerdo aquellos bichos feos como Tizio que se te arrimaban con cualquier excusa y que había que follar con las luces apagadas y los ojos cerrados. En fin, totalmente recomendada para ancianos calenturientos como yo, frioleros y pandillas que quieran pasar un buen rato.
gallifantegallifantegallifante

Publicada el
Categorizado como Cine