Que mielda de pan es este


Cualquiera que me conozca un poco sabe que me gusta cocinar y que todo lo que puedo hacer por mi mismo en mi keli, lo hago y así suelo comer mi propio pan, mis mermeladas caseras y un sinfín de cosas más. Hablando del pan, el que me tiene atrapado en los últimos años es el Pan de suero de mantequilla, que hago una y otra vez en mi panificadora del lidel y la única variación que he hecho en los últimos seis meses es añadirle uvas pasas, pero no lo cambio porque me gusta una jartá y con una hogaza de un kilo me sale una cantidad proporcional de rodajas finas que suelo usar para los bocadillos y otras muy gruesas que uso para las Tostadas francesas. Este pan tiene suero de mantequilla, agua, mantequilla derretida, miel, levadura, sal, harina y en estos tiempos, uvas pasas. Nada más. No crece monstruosamente como los de los supermercados ni se queda super-hiper-mega esponjoso, pero me queda delicioso y me encanta. El supermercado en donde trabaja la mucama estuvo cerrado dos semanas por obras y tras volver a abrir, repartieron unos cuadernillos de cuponcitos con descuentos y cosas de regalo, con algo gratis cada semana. Mi mucama, que sabe que cuando se trata de la leche, yo soy un perro de presa porque gasto un montón y me gusta tener en mi keli, me trajo un montón de cuponcitos para comprar la leche super-rebajada, cupones que me dio hace dos semanas pero que se activaban desde este miércoles hasta el martes de la semana que viene, con lo que yo, cada día, me acerco por la mañana temprano al super y compro los dos litros que puedo comprar con los cupones, ya que solo te dejan usar dos cupones al día (o técnicamente, por compra, que estoy seguro que si sales y entras al rato no te ponen problemas). Me pilló en el momento justo, cuando estaba gastando el último litro de leche entera, así que ya he acaparado cuatro litros y la rutina seguirá mañana, el sábado y el domingo, que creo que es cuando me quedo sin cuponcitos. Esta semana en el super daban gratis un pan de molde, del tipo tigre blanco (Tijger wit), muy típico en los Países Bajos y que llaman así porque por la parte de arriba lo untan antes del horneado con algo y se queda como si tuviera piel de tigre. El miércoles cuando fui por el super vi a la mucama y me dijo que me tenía que llevar un pan de esos y yo le dije que pasaba que yo cocino el mío. Allí había gente por un tubo esperando que saliera del horno la siguiente tanda para llevárselos. Ese día se pasaba por mi keli y cuando vino me trajo uno, que yo no quería, pero como insistió, lo dejó. Por curiosidad, se me ocurrió mirar la etiqueta de ese pan fresco horneado tres veces al día según su propia receta y lo flipé en colores. Tiene harina, agua, levadura, como el mío, pero después también hay pan rallado (que supongo que usan para la capa esa de tigre), azúcar, aceite vegetal de algo que parece ser nabo de verano, dextrosa, sal yodada, harina de arroz, harina de soja, un cóctel de emulsionantes E482 y E471, cebada para darle olor, mejoradores de la harina, que es como llaman al E300 y al E920, malta de trigo, más levadura, solo que en este caso seca, con lo que intuyo que la otra mención era de levadura fresca y después dicen que puede contener también restos de leche, lupine, que creo que es una planta, soja, nueces y semillas de sésamo. En fin, que ese pan es todo un cóctel y lo mejor es que es mucho más alto que el mío, yo diría que prácticamente el doble de largo que el mío, y solo pesa setecientos gramos cuando el mío es de un kilo. Me pregunto si en algún momento de la historia, algún ser humano se ha molestado en mirar la etiqueta y si no se dan cuenta que estos productos están manipulados para que sean adictivos y te jartes a comerlos, pero yo diría que lo de sano no se le puede aplicar, que ahí dentro hay mucha coña extraña.

Desconozco cuanto de sano será el pan que se hace en las panaderías, pero como sea igual que el de los supermercados, lo de tener tu propia panificadora en casa y hacer tu propio pan es casi imperativo, que es tan simple como poner los ingredientes en la máquina, elegir programa, comenzarlo y dos o tres horas más tarde lo tienes hecho, por no decir que hay recetas para hacer pan sin amasar y todo tipo de tortillas de harina, tanto las hindúes como las mexicanas o las de otros países, que se hacen en un momento. Es una pena que no exista la tecnología para determinar con precisión las causas de la muerte de los julays porque tengo tan claro que me apostaría las uñas negras de los pies que muchas de esas cosas extrañas que la gente se jinca con alegría y que quizás en una dosis limitada, no son malas, pero como están en prácticamente todo lo que comes, al final acaban contigo.

Aunque este pan es milagroso y según la mucama dura toda una vida sin ponerse duro ni que le salga moho, creo que mañana tiraré prácticamente todo lo que me queda, que es mogollón, porque es que cada vez que lo veo en el poyo de la cocina me da un mal yuyu que no veas.


5 respuestas a “Que mielda de pan es este”

  1. No sé si alguien se daría cuenta por aquí, pero soy gallega. No recibo lecciones sobre pan de nadie del resto de este país ni del extranjero XDDDD. En mi tierra hay un pan simplemente espectacular (el de verdad, no el que os venden en el resto de Españita diciéndoos que es pan gallego). Agua, harina, sal y levadura. Punto pelota. El truco es el reposo, el amasado, los hornos de leña, y sobre todo la harina. No voy a comprar la panificadora porque yo no la usaría para nada más (una amiga mía se curra un roscón de reyes y una masa para pizza que te cagas) que para hacer pan, y tengo un obrador artesano muy cerquita de mi casa que hace que no me compense la máquina, la molestia de conseguir los ingredientes, y demás. Y sin mantequilla. Si tal esa ya la pongo yo después encima 😉

  2. La mantequilla, que son solo unos gramos y la miel son los toques que lo elevan a una calidad sublime. Es verdad que la harina lo mejora mucho y que hay harinas de supermercado que cuando le miras los ingredientes lo flipas.

  3. Hasta el dia de hoy, no he logrado comprender, como, los gobiernos, sabiendo las vainas cancerigenas que contienen cantidad de productos alimenticios, además de otras substancias perniciosas, no son radicalmente prohibida su venta, nunca lo he entendido, yo recuerdo que en mis tiempos jóvenes no habia, por citar solo una cosa, el dramático problema de obesidad de ahora, pero en la medida que la industria alimentaria ha ido introduciendo porquerías en sus productos para obtener mas beneficios y enganchar al personal en sus porquerías de productos, pasa lo que pasa, y mucho mas y peor, que ignoramos 🙁
    Salud

  4. El nombre es aborigen y, según Hernández Benítez, proviene de un guayre (consejero del Guanarteme o rey de Telde) de nombre Taufia, cuya defunción se ubica en este lugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.