Recuperando la mesa

Uno de los problemas de tener el ordenador en la planta baja era el efecto chiquero generalizado en la zona, al pasar tanto tiempo por allí, lo apilaba todo, lo acumulaba todo y una de las grandes perdedoras era mi mesa, que estaba siempre llena, pero que llena de trastos sobre ella, por más que yo intentara remediar la situación. Ahora que cada cosa se muda a su sitio y que las superficies y volúmenes para almacenar se están reduciendo, al contrario que lo que pontifican algunas lumbreras por los comentarios con estanterías, cojoneras, cajoneras, armarios y todo lo demás.

En realidad el aquelarre comenzó en la buhardilla, cuando tuve que sacar todo para que pusieran el laminado, ya tenía claro que mucho no volvería y así fue. Del armario desapareció al menos la mitad del contenido y lo mismo de la cajonera. Una parte se recicló, una parte la regalé y el resto acabó en la basura. Cuando la mucama lo vio casi se pone a llorar de alegría porque pensó que ese día no llegaría jamás.

Hoy me centré en uno de los grandes damnificados de la presencia del ordenador abajo, la mesa de teca, preciosa y fabulosa, que siempre tenía varios montones de cosas sobre ella. Después de un montón de años sin hacer un mantenimiento adecuado de la misma, estaba que daba pena y esta tarde, me puse con mi vecino y mi lijadora y le dimos un repaso del copón, por todos lados. Tras el lijado y aspirado y nuevamente limpiada, le puse una primera capa de su aceite, que llevaba años sin gozarla.

En la foto la vemos después de esa primera capa de aceite pero cuatro horas más tarde le puse una segunda. El año que viene, añadiré en mi calendario los eventos para ponerle su aceite al menos dos veces al año, que la mesa lo agradece. También trabajé en la escalera, pero eso lo dejo para otro día. En la planta de abajo aún me quedan dos focos de cosas que hay que revisar y tirar o regalar, pero estoy tomándomelo con calma porque si me pongo a hacerlo muy rápido, se me quitarán las ganas y nunca lo haré, pero esos dos lugares que tengan presente que voy a ir a por ellos. Una de las cosas que me impide hacer más es que ya tengo el contenedor de papel al completo y no lo pasarán a vaciar hasta la semana que viene.

Publicada el
Categorizado como Mi casa

Por sulaco

Maximus Julayus

3 comentarios

  1. y yo también pero en oscuro! del roce con la silla del ordenador estaba un poco fea por un lado y también la lijé, teñí, y barnicé. Vuelve a estar estupenda y preciosa, es una de las muchas cosas buenas que tiene la madera.

  2. JAMÁS barnizaría mi mesa de teca o ya puestos, cualquiera de los otros muebles de teca que hay en la planta baja y que son todos salvo por el sofá. Tienen su aceitita

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.