Ricos y mimados – Pourris Gates


En una de mis visitas a la filmoteca en Amsterdam, tenían en cartelera una comedia francesa, que es como lo último que se espera uno en la filmoteca, en donde la gente es tan seria y todos son tan petulantes. En realidad yo había ido a la capital del Reino porque había quedado para cenar con un amigo en un poblacho cercano pero aproveché y me vi dos películas en el cine y esta fue la segunda. Se titula Pourris Gates y en España me parece que se puede ver en la plataforma esa del Nerflis como Ricos y mimados.

Una familia de julays ricachones de repente se ven sin guita y las pasarán putas y canutas

Un millonario tiene tres hijos que son a cuál peor y que no han dado un puto palo al agua en su vida, con su hija que se quiere casar con un cazafortunas, otro hijo que parece retardado tirando a podemita o truscolán y quiere hacer negocios estúpidos y el tercero que es un puto vividor. Para intentar enderezarlos, finge que se ha arruinado y lo persigue el fisco y escapa con los tres hijos a Marsella y allí todos tendrán que ponerse a trabajar y a ganarse la vida y en el proceso, los hijos se descubrirán a sí mismos y encontrarán cosas que no sabían que querían o algo así.

Al parecer esto es un remake de una película mexicana de hace unos ocho años y que no he visto. En esta versión, tengo que reconocer que los personajes son extremos, aunque eso es algo muy típico en el cine francés en el que parece que los julays normales no existen pero también tengo que admitir que en varios momentos de la película me descojoné de risa, aunque algunas tramas funcionan mejor que otras, por ejemplo, las coñas de la hija no molaban pero el cazafortunas que quería dar el braguetazo es fabuloso y con él te descojonas y el hijo tonto también tiene momentazos. Es una comedia que no consigue mantener el ritmo de risas y que en algunos momentos se ahoga, sobre todo cuando pretenden volverse más serios, pero por lo demás tiene un pase, sobre todo si buscas algo insubstancial para matar hora y media.

Esto igual hasta gusta a los miembros del Clan de los Orcos, aunque puedo confirmar y confirmo que no se ven tetorras. Eso sí, los que la odiarán a conciencia son los sub-intelectuales con GafaPasta y yo sigo preguntándome como algo así acabó en la filmoteca.


2 respuestas a “Ricos y mimados – Pourris Gates”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.