Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos – Shang-Chi and the Legend of the Ten Rings

Todos sabemos que cuando se escriba sobre el cine de la primera mitad del siglo XXI (equis-equis-palito) se hablará de la obsesión con los super-hiper-mega héroes que había y como se encadenaban películas y el planeta siempre estaba al bordito de la destrucción y todos íbamos a verlas mientras no hacíamos nada para realmente parar la catástrofe climática en la que estábamos metidos. La última de estas películas que he visto se titula Shang-Chi and the Legend of the Ten Rings y se ha estrenado en España como Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos.

Un julay amarillo quiere pero no puede chingarse a la tonta del bote de su amiguita y se desahoga dando hostias sin comunión.

Resulta que un chino que trabaja de aparcacoches y que parece acarajotado y se junta con una amiga pollardoneada, pues ese chamo sabe pelear pero que bien y cuando le atacan en una guagua, reparte candela de la peor y tras eso, se va a Asia buscando a su hermana, que es otra quinqui como él y después acaban con su madre, que es como el Güaca asiático y ya de ahí, no paramos de movidas raras pero claro, siempre pensando en salvar el mundo, el universo y todo lo demás salvo truscoluña, que eso sí que lo puede borrar uno o todos los dioses del universo y no la echaremos de menos.

Puedo jurar y juro y hasta no tengo que mentir, que lo haría, que yo no tenía ni puta idea de quien es el Shang-Chi ese, que a mí me suena a mote de criminal jinameño del que mejor corres cuando alguien lo nombra. Si fui a ver la peli es porque tengo el abono ilimitado y porque el protagonista me gustaba mucho en la telecomedia Kim’s Convenience que acabó este año. Dicho esto, lo más flipante es que me divertí un montón con la peli y aunque supuestamente está en el universo cinematográfico de Marvel, no hace falta saber nada del susodicho para divertirte, con las peleas estas de karate o algo parecido que son espectaculares y con el humor, que poner como la amiga Awkwafina seguramente ha sido la decisión más acertada del año, que esa actriz es como la Lina Morgan asiática y yo es que me parto la polla de risa cada vez que la veo en cine o en series, que no me pierdo nada con ella. Al final y pese a mis bajas espectativas, es una película que entretiene, que divierte, que te deja con buen cuerpo y colateralmente, si te quedas hasta la segunda escena en los títulos de crédito pues ves que hay más por venir y que todo está relacionado.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, esto es el cine que vas a ver con todo el Clan y hasta con las hembras, que de cuando en cuando hay que sacarlas para que no sean tan salvajes. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, seguramente huirás aterrado de un cine en el que pongan esto. No te olvides de comprar cotufas.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.