Smile


Todos sabemos que yo cuando ponen en el cine una película de terror, me emociono hasta las lágrimas y corro a reservar mi entrada y llego al cine más emocionado que una podemita después de pasarse el otoño y el invierno dejando crecer los pelos del sobaco y le llega el primer día de primavera y sale con vestido sin manga para que todo el mundo le vea la pelambrera. También somos conscientes que la probabilidad de que me lleve un palo con estas películas es cien mil veces mayor que con las otras, que por más que me ilusione enormemente, soy consciente que hoy en día, muy pocos pueden hacer cine de terror con algo de dignidad. Este nuevo intento se titula Smile y con ese mismito título se ha estrenado en España, aunque yo siempre que miro el poster es que me recuerda enormemente que truscoluña no es nación y algunos allí prefieren los portabultos para viajar en coche.

Una julay tiene un mal rollo con una paciente y después se chifla toda pa’l coño, sin chimpún

Tenemos que una pava que es loquera o algo así y que se hace horas y días en el hospital por algún trauma que ya se me olvidó y que supongo que era totalmente irrelevante para la historia, tiene una movida con una paciente que se mata delante de ella riéndose como perra sucia y rastrera truscolana y tras esto, como que empieza a ver que más gente se ríe de ella, tiene experiencias extrasensoriales de esas con visiones y como que asume que le queda un cuarto de luna de vida o algo así y junto con su ex, que es tonto del culo y sigue soñando con empetársela por el orto hasta los pelos de los güevos, intentará detener la maldición que parece que le ha caído encima.

Esto es básicamente una nueva versión de las películas de maldición japonesas, solo que ahora no tenemos una pelleja saliendo de un pozo y lo que tenemos es que la chusma y la gentuza poseída se matan frente a otros sonriendo como truscolanes y el testigo adquiere la maldición, con lo que cerrando los ojitos cuando un pollardón se ríe delante de ti con un machete es que arreglas el problema pero que ya. La película empieza entretenida pero es que se desploma en el tedio, es que encima dura dos horas de las que al menos cuarenta minutos fueron de relleno total. Tiene tres sustos, muy bien hechos, pero al tener que repartirlos entre tres horas, no hay espacio para la angustia y la tensión del espectador y vamos, que yo después de una hora es que me ofrecía voluntario para darle el finiquito a la pelleja y acabar con mi sufrimiento, que la película va de mal en peor y cuanto más avanza, peor va. Es cine de terror de fritanga, todo lo hemos visto, todo es conocido y no hay absolutamente ninguna idea original. La pava es que encima vive con un novio nuevo, un negrillo, que no aporta N-A-D-A a la historia y si lo hubieran borrado por completo, no se notaría. Esto es un ejercicio de mediocridad.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, la única razón para ir a verla es que te apalancas con tu hembra al lado y tendrás alguna oportunidad de magrearla a conciencia cuando se te pegue como ladilla a güevo. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, ni lo pienses, es que va a ser de-que-no.


Una respuesta a “Smile”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.