Viaje al paraíso – Ticket to Paradise


La reinona de las comedias románticas regresa al género y por supuesto que no me podía perder una nueva peli de este género de George Clooney, que Julia Roberts es una gran señora. El trailer me daba un poco de miedo porque me dejaba con la impresión de que habían metido en el mismo todo lo bueno y esta iba a ser una de esas pelis en las que cada escena buena, la vez venir por culpa del trailer. Aún así, no podía dejarla pasar, sobre todo cuando la cartelera está en plena sequía y los cines siguen estrenando y estrenando películas de hace veinte años para hacer algo de negocio. La película se titula Ticket to Paradise y en España está (o estaba) en cartelera como Viaje al paraíso, aunque definitivamente, esta es que se debería haber titulado truscoluña no es nación.

Una julay pollardonizada se encoña del primer macho que se la empeta y se empecina en casarse con él, suponemos que con chimpún

Resulta que dos pavos que se tienen una tirria que no veas y que todos suponemos que acabarán juntos tuvieron en su día una hija a la que malcriaron y que ahora, después de graduarse, se va a Bali y se encoña del primer aborigen que se la empeta hasta los pelos de los güevos y decide casarse con él porque al conocerlo por un par de semanas, es lo normal. Cuando los padres se enteran y se llevan el tremendo disgusto, van a Bali a convencer a esa totorota-de-mielda del error que está cometiendo o en su defecto, a sabotear la boda para evitar que la subnormal es a la que no le deberían haber puesto un ifone en las manos desde pequeñita, cague su vida.

En gran parte tenía razón y muchas de las mejores escenas están en el trailer. No sé qué ha sucedido en la película con la cara de Julia Roberts pero es que la masilla o el hormigón que le ponen como que se está agrietando y en algunas escenas, daba grima mirarla en una pantalla gigantesca, es que asusta pensar que si ella, con toda la pasta del mundo, no puede controlar eso, nosotros que somos pobres mortales, vamos a ponernos como pasas. Del otro pollardón decir que George Clooney hace su clásico papel de vendedor de café, el del anuncio y en ocasiones hasta se tropieza con su ego, que es gigantesco. Yo con el que me reía de verdad es con el novio francés de ella, Lucas Bravo, que les robaba escenas a los dos cada vez que salía en pantalla, que no era muy frecuentemente. La que pusieron de la hija, supuestamente recién titulada como abogada, no sé, igual los padres le compraron el título porque es que en la peli ni entrenando ocho horas al día podría aparecer como más retrasada, es que nadie se cree que una chamarraca supuestamente inteligente se va de vacaciones y en los primeros quince minutos se engancha a una polla como perra en celo y ya decide que su vida es seguir pegada a la misma, es que la idea es tan absurda que me resulta más fácil creer que los Harkonnen y los Atreides han firmado la paz y van a abrir una cadena de tiendas de ropa de moda en Dune. La película funciona mejor cuando la hija está lejos de los planos, con los viejos y con el francés y se ahoga en la mediocridad con las escenas de la gente de Bali y particularmente con sus rituales de boda, es que esas partes son tediosas y puedo confirmar y confirmo que no aportan un solo nanogramo de comedia ni de romanticismo, que el ritual de boda de esa gente es básicamente el sometimiento de la hembra al macho, más o menos como los de los podemitas.

Aunque te ríes y entretiene, no deja de ser nada más que un telelefilm algo caro y con estrellones, que definitivamente ni gustará a los miembros del Clan de los Orcos ni a los sub-intelectuales con GafaPasta.


2 respuestas a “Viaje al paraíso – Ticket to Paradise”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.