Spencer

Esta película hizo todo lo posible para que no la viera. La primera vez que fui a verla, en una maratón en la filmoteca, en el cine la cagaron con la duración de la película que quería ver antes y que resultó que duró media hora más y ya para cuando salí de la sala me dijeron que estaba super-hiper-mega empezada. Después planeé verla en Utrecht y por culpa de la pandemia podemita y truscolana el gobierno obligó al cierre de todo a las cinco de la tarde y la cancelaron, ya que solo habían previsto dos pases para dos lunes consecutivos a las siete y media de la tarde. Finalmente tuve que volver a Amsterdam y allí finalmente pude ver Spencer, que en España se estrenó en noviembre con el mismo título.

La julay de la LeidiDí se jarta a meterse dos dedos en la boca para hacer su famosa dieta.

Tenemos que el príncipe Carlos ya tiene a sus dos herederos y ahora le gusta más la vieja que se folla y le da asco su esposa, que lo ha dejado y que tiene que volver al palacio real para un fin de semana de tres días navideño, algo que parece producirle mucha ansiedad y se pasará el fin de semana potando y cogiéndose unos ataques de nervios que no veas, o algo así, mientras el Carlos agita los orejones y la trata de espantar de allí con un huracán.

Mira que yo tengo un máster y quizás hasta dos en esta hembra, que mi madre compraba el Pronto y el Diez Minutos y el Lecturas y esta chama chupaba media revista semana tras semana y pese a que crecí con sus movidas, de alguna manera, la película es que me aburrió un montón porque justo eligieron los tres días de su vida en los que no pasa absolutamente nada, es el fin de semana más aburrido de la historia del mundo y las movidas con la comida de la pava, es que me la traían al fresco. Eso sí, si el director, que es el chileno Pablo Larraín lo que quería era vendernos la idea de que estaba pero que chiflada, eso sí que lo consiguió, que a esa chama no la deberían haber dejado ni conducir, que está como una jaira y claro, con una madre así, no me extraña que los hijos le hayan salido como le han salido, que no sé cual es peor. La falta de algo interesante en lo que fijarnos acaba finiquitando la peli y puedo confirmar y confirmo que en lo que a mí respecta, Kristen Stewart no hace ningún gran papel, salvo en lo de vomitar, que ahí es una de las grandes reinas del tema. Esto está pero que cantado que es lo que les mola a Telajinco o AntenaTriste para sus tardes de sábado o domingo.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, ya con el poster o el título deberías saber que es una a evitar. Tampoco creo que tenga absolutamente nada que pueda llamar la atención de los sub-intelectuales con GafaPasta.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.