Una canción irlandesa – Wild Mountain Thyme

Empiezo reconociendo directamente que desde la primera vez que vi el trailer de la película de hoy, supe que estaba en mi lista, aunque se veía un poco cutre, los acentos irlandeses eran tan forzados y ridículos que la película anticipaba puro cachondeo, ya que hasta la historia se ve que es prácticamente puritita fantasía. Como solo la estrenaron en un par de salas en el país, al final tuve que ir a Amsterdam para poder ver Wild Mountain Thyme, la cual pasó en julio por los cines españoles con el título espectacular y fastuoso de Una canción irlandesa, que ya puestos, truscolluña no es nación es una traducción tan buena como esa.

Un julay apocado no ve la manera de ponerle la pierna encima a su vecina y empetársela hasta los pelos de los güevos.

Resulta que un pavo acarajotado está encoñadísimo de la vecina pero no le dice nada y malvive mientras su padre se la tiene jurada y lo amenaza con vender la granja a un primo gringo porque es un inútil. La vecina mientras tanto está que le duelen los pezones de tenerlos como piedras durante años esperando que el chamo la toque y que no lo hace. Finalmente y por causas ajenas y no tan ajenas a sus voluntades, el pavo tendrá que reconocer que se le pone morcillona cuando está cerca y que se la quiere empetar pero que ya, aunque como que ella prefiere que la lleve al pub del pueblo y cante en el karaoke o algo así que no llegamos a comprender.

La película es literalmente absurda, llena de chorradas que ni en una historia de fantasía escrita por el deleznable e inútil del Tolquien parecerían reales, pero aun así, te tronchas de risa con toda esta gente hablando con un peripatético acento irlandés, siendo muchísimos de ellos de cualquier país del mundo salvo ese del acento en el que pretenden hablar. Y por algún misterio imposible de explicar, la cosa funciona y te ríes, en algunos momentos te ríes a carcajadas con las polladas que dicen y con las tonterías que hacen, que aquello es como un circo de gilipolleces. La película ni siquiera se molesta en aflojar el acelerador y las volatadas van en aumento y para cuando llegamos a la traca final, por fin tenemos el final que sabíamos que habría desde el primer minuto y todos podemos sentarnos al banquete de las perdices y las codornices. Decir que Jamie Dornan, al que le tengo una tirria infinita desde que lo vi en aquella puta mierda del copón de Cincuenta sombras de Grey – Fifty Shades of Grey, aquí está divertidísimo y quizás hasta merezca que preste atención a lo que hace. También Emily Blunt está fantástica, pero lo del acento irlandés la superó muchísimo, tiene más bien acento de Vecindario, capital de Mordor. Viene a ser una comedia romántica.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, huye de cualquier sitio en el que veas que van a poner esta película. Tampoco creo que tenga el pedigrí que buscan los sub-intelectuales con GafaPasta.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

  1. A lo mejor la veo si algún dia me la encuentro en la tele, verla en versión original, por curiosidad con lo que dices del acento falsificado…
    Salud

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.