Spiral: Saw – Spiral From the Book of Saw

Cuando reabrieron los cines tras medio años de cierre forzoso por el virus truscolán y podemita, todos sabíamos que entre las primeras películas que pondrían en pantalla habría una o varias de terror porque este género tiene los seguidores más fieles y ni un virus nos iba a alejar de las salas. Así aprovecharon para colarnos la que voy a comentar hoy, de una saga, que en mi caso, es despreciable y que parece que he ido viendo según los vientos, ya que en el mejor blog sin premios en castellano solo aparecen Saw 2, Saw V y Saw VIII – Jigsaw y todas consiguieron un deficiente o muy deficiente. Este nuevo intento abandona el sistema númerico y a esta última la han llamado Spiral: From the Book of Saw y en España cogieron la primera y la última palabra y se quedó como Spiral: Saw.

Un julay negro las pasas putas por culpa de un mamarracho que se la tiene jurada

Resulta que vuelven los crímenes esos super-hiper-mega elaborados y en los que la víctima siempre muere aunque tiene una opción o eso le cuentan y esta vez, el asesino, que parece ser uno que está copiando al original, la tiene tomada con los picoletos, que solo mata a esos y además, a los de una comisaría específica o que han trabajado allí. Y hasta aquí podemos contar porque este es todo el guión.

Esto es simple. Una sucesión de asesinatos de policías elaboradísimos y más falsos que truscoluña, que no son nación, todos alrededor de un picoleto que parece tonto del culo o simplemente retardado porque corre de un lado para otro sin enterarse de nada y sin saber que el asesino siempre aparece en los primeros minutos de la película y se lo ponen delante de su puta cara. Los crímenes son de soltar litros y más litros de sangre y la verdad, la verdad, no dan miedo, pero es que ya no dan ni asco, solo provocan hastío porque esto es la misma película una y otra vez, solo que en esta ocasión, el protagonista es negro, que parece haber sido el gran cambio que hicieron para renovar la serie. En la próxima que pongan un travelo vestido con traje de folclórica prestado por Falete y seguro que hasta tiene más éxito. Si no fuera porque los cines han estado cerrado medio año, no habría ido a verla, ya que en esta serie no ha habido nunca una película buena. Queda muy poco más que decir de esta mierda, no es cine, es más bien un documental de falsos crímenes. Samuel L. Jackson debe estar muy necesitado de guita para pañales y se apuntó al engendro pero puedo confirmar y confirmo que jamás llegó a actuar, solo se dejó ver. Tanto a él como al resto habría que romperles los carnés de actor porque está claro que no tienen dentro lo que hay que tener.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos y te gusta la carne poco hecha, esto te fascinará y como no tiene argumento ni diálogos complicados y cada diez minutos hay un asesinato, te entretendrá horrores. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, esto te puede freír el cerebro y hasta el cerebelo y las trancas.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

2 comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.