Categorías
Bali Nusa Lembungan

El día con el vídeo del despegue en Bali

En realidad si quieres leer esta serie desde el comienzo, tendrás que saltar a Regresando al viaje a Asia para ver las fotos y avanzar desde allí y por si la cosa no es complicada, esta saga de fotos y vídeos está relacionada con el relato que comenzó en Desde Utrecht a Kuala Lumpur y si estás confundido, pues que sepas que así es la vida

Por fin llegamos a un día tranquilo y relajado y para aquellos que odiáis tanto el fondo marino del agua del mar, sin pescaíto fresco. Este fue un día de transición, como quedó contado en Desde Nusa Lembungan a Kuala Lumpur y por culpa de cierto ancestral y su manía, tuve un ligero problema al cambiar mi asiento y PAGAR, repito P-A-G-A-R para hacerle el jodido vídeo. En realidad esta anotación es simple y directa. Tenemos que primero me recogían del motel en la parte trasera de una furgoneta, me llevaban junto a la playa y allí tomaba el barco de vuelta a Bali, que es el de la derecha de la foto que viene. La caja que se ve en la arena es donde tienes que poner tus zapatos antes de entrar:

A punto de embarcar para regresar a Bali desde Nusa Lembongan

En el recorrido, pasamos, justo al salir de Nusa Lembongan junto a una de las plataformas acuáticas a las que traen a los turistas chinos, que tenía el barco que los trae adosado a la misma y ahí pasan el día haciéndose sus fotos y viviendo el sueño de Bali y de Nusa Lembongan sin poner una pezuña en la isla:

Chamizo acuático para chinos con barco junto a la costa de Nusa Lembongan

Después de esto ya no hay más, solo el vídeo con el despegue en Bali, porque aunque el vuelo era sobre las seis y pico de la tarde, esa es la hora de la puesta de sol en esa zona cuasi-ecuatorial. El documento es corto e intenso y podemos ver la zona de Kuta en el despegue, la parte con los edificios más grandes, los ladrillos más numerosos y adonde acuden la mayor parte de los turistas. Esto esá acompañado de un tema instrumental de la película Divergente – Divergent, concretamente de la canción Final Test de Junkie XL. El vídeo, si no aparece debajo de este párrafo, lo podéis encontrar AQUÍ:

El relato continúa en Buceando en Terumbu Tiga y otras cosillas

Categorías
Nusa Lembungan

El vídeo con el pez luna y un malvado pez ballesta

En realidad si quieres leer esta serie desde el comienzo, tendrás que saltar a Regresando al viaje a Asia para ver las fotos y avanzar desde allí y por si la cosa no es complicada, esta saga de fotos y vídeos está relacionada con el relato que comenzó en Desde Utrecht a Kuala Lumpur y si estás confundido, pues que sepas que así es la vida

Hoy llegamos al último de los días épicos en mi viaje por Asia si lo que buscamos son peces enormes y raros, aunque aún están por venir peces asombrosos. Este era mi último día de buceo en Nusa Lembongan antes de saltar de país y viajar a Malasia. El relato de ese día lo conté en Mi encuentro con el pez Luna. Incluso en lo relativo a vídeos, es un día tranquilo ya que mi encuentro con el pez luna fue al comienzo del buceo y lo flipé de tal manera que ya lo demás me parecía mediocre en comparación e hice solo un par de pequeños vídeos, con lo que al final de esta anotación hay un documento estremecedor y espeluznante de obligatorio visionado que no dura demasiado. Después de ver el pez luna, cerca del final de la inmersión, me atacó un pez ballesta, putos peces truscolanes, bestias deleznables que a mi particularmente no me importaría que se erradiquen del planeta, opinión que extiendo a los truscolanes. Estábamos buceando llevados por la corriente y alguien señaló algo que acabábamos de pasar y mientras miraba hacia atrás, no vi que íbamos directamente a cruzar sobre el nido de un pez ballesta y esas malas bestias son dañinas que no veas, así que nos atacó, a los tres que estábamos buceando y en su ataque, me mordió en la mano y quedó constancia en este documento:

La mordida del pez ballesta al Elegido

Ese no fue el único ataque de esos peces, en Malasia nos atacaban prácticamente a diario. Como en Nusa Lembongan no hay playas espectaculares, cuando regresábamos del buceo, sobre la una de la tarde, aprovechaba para pasar el resto del día en la piscina modesta y sencilla del complejo y parece que el resto de la gente que se alojaba en el complejo de bungalows tenía una horrenda alergia al sol porque la tenía toa’pá’mí:

La piscina del Two Fish Divers en Nusa lembongan

Por la tarde me volví a acercar a la costa por si teníamos una épica puesta de sol pero no fue así, con lo que tenemos una foto normalilla en la que sí que hay un montón de chiquillos que se estaban bañando allí, aunque para mi, la playa es un poco hedionda y teniendo la piscina, que además era de agua salada, no me atraía demasiado. Por detrás de mi en la foto y sin que se vea habían como unas chabolas y un montón de fuegos que hacen para quemar la basura y como combinarlo con ofrendas a sus dioses, que no parecen escuchar demasiado este año y mira que se han ensañado con la gente de ese país con terremotos, erupciones volcánicas y tsunamis. Yo de ellos haría una declaración pública de repudio del Dios local, confirmaría que truscoluña no es nación y me abonaría a otro Dios.

Puesta de sol en Nusa Lembongan

Para cenar, abandoné la comodidad y familiaridad del warung al que fui los dos días anteriores y fui al DnB Warung, muy cerca del nuestro y tengo que reconocer que me pareció mucho peor. Me pedí dos platos, uno de ellos fueron los siguientes calamares en salsa que estaban bien:

Calamares en salsa en el DnB Bungalow's and Warung

Mi otro plato eran unos calamares como a la romana, aunque estos más bien parecen caramales a la roma quemada porque se ensañaron con la fritanga a base de bien y cuando los vi me quedé alucinando. Por menos que esto se ha llevado a países al Tribunal Penal Internacional:

Calamares requetefritos en el DnB Bungalow's and Warung

En realidad, todo lo anterior son solo el preámbulo para el plato principal de esta anotación, un vídeo fabuloso y asombroso que empieza directamente con el encuentro con el pez luna, que dura más de un minuto y medio. Después vemos una avalancha masiva de peces, que el lugar estaba petado y acabamos con un pez ballesta, sí, esas bestias deleznables que osaron morder al Elegido y que está arrancando coral del suelo. La música es la fantástica canción instrumental Courtyard Apocalypse de Alexandre Desplat que a todos nos flipó en el clásico de ayer, hoy y siempre Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: Parte 2 – Harry Potter and the Deathly Hallows: Part 2 y si no veis el vídeo debajo de este párrafo, está AQUí:

El relato continúa en El día con el vídeo del despegue en Bali