The Innocents – De uskyldige


Estamos en plena temporada de sequía cinematográfica, hay cuatro pelis que ocupan todas las salas y prácticamente no hay estrenos adicionales, así que tengo muy poco donde elegir, que en cualquier caso, cuando en el poster de una peli pones la palabra HORROR, a mí ya me la has vendido y estoy entrenándome para el disgusto tan grande que ciertamente me voy a llevar, que uno está muy curtido en estos temas. En este caso se trata de una peli de noruega con niños, que todos sabemos que esa gente allá arriba es rarísima y sus niños aún lo son más, que yo todavía tengo pesadillas con aquel día que iba en metro por Oslo y se subió una clase entera de párvulos o así a nuestro vagón en el metro, y ningún chiquillo decía o hacía nada, estaban todos callados y yo pegando el culo contra la pared porque me iba a cagar por las patas pa’bajo de miedo. La peli de hoy se titula De uskyldige y aunque no parece que se estrene jamás en España, parece que eligieron el título internacional de The Innocents.

Unos julays menores viven en un bloque de pisos y se hacen amiguitos durante el verano sin chimpún pero con mucha mala leche.

Resulta que dos niñas se mudan a un piso en la periferia con sus padres. Una es normal tirando a japuta mala y la otra es autista. Allí la primera conoce a un chiquillo como morillo o algo así del que se hace amigo y que le muestra que tiene como poderes de esos de superhéroes. Después otra niña también los desarrolla y hasta la autista empieza a comunicarse y todos flipando con sus poderes, hasta que el niño moro, que tiene la maldad muy dentro de sí, se rebota todo y empieza a acabar con gente, incluyendo a su madre y hasta ataca a los otros chiquillos, que tendrán que defenderse en una batalla de poderes más grandiosa que una gala de Drag Queen del Carnaval de las Palmas de Gran Canaria. O algo así.

Al capullo que dice que esto es una peli de terror habría que darle una buena paliza para que capte los conceptos mínimos del género. Esto no tiene nada terrorífico y con dos horas, aunque la historia entretiene, se hace excesivamente largo. Lo mejor de la peli es el chiquillo moro, que es joputa, joputa, que hasta intenta tirar explosivos y comprarse una camiseta con los colores de la bandera truscolana porque así de rastrero era y yo creo que mató a la madre por no ser rumana. La historia es demasiado lenta, tardan lo imposible en llegar al punto en el que sabemos que allí ya solo puede haber un conflicto final y perdemos demasiado tiempo también con los adultos, que chupan mucha cámara y no aportan nada a la historia. Si le quitan media hora y nos ahorran mucha psicología y parapsicología barata, esto sería un peliculón.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, te puede dar un jamacullo si te obligan a ver algo así. Tampoco creo que tenga el pedigrí que requieren los sub-intelectuales con GafaPasta. Flojita.


Una respuesta a “The Innocents – De uskyldige”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.