The Lost Leonardo


Regresamos al familiar y agradable universo de los documentales y hoy tenemos uno que para mí resultó super-hiper-mega interesante, sobre el descubrimiento de una pintura que es atribuida a Leonardo da Vinci y que después de restaurada, es vendida en una subasta en la que se pagó cienes y cienes de millones de leuros por la susodicha y tras esto, desapareció y ni sabemos dónde está ni quién la tiene. El documental se titula The Lost Leonardo y por lo que he visto, en España jamás se estrenó y solo se puede encontrar si se compra o alquilándolo en la tienda de la empresa esa de la manzana podrida que tanto le mola a una comentarista.

Un julay encuentra una pintura vieja y se forra que no veas.

Resulta que en Nueva York, un chamo que vive de buscar obras perdidas o algo así encuentra una que podría ser de Leonardo da Vinci. Junto con sus amigotes, la restauran, que básicamente quiere decir que la pintan tanto que ya no parece lo que encontraron y la que hace la restauración lo hace para que sea de Leonardo, con lo que ahora se parece más. Después y tras marrulleo por todos lados, consiguen sugerir que ha sido declarada como una obra auténtica del Leonardo da Vinci y finalmente, un marrullero criminal suizo la compra para un joputa criminal ruso, o eso que llaman un oligarca y al que cualquier podemita le tiene que comer el nabo por respeto y cuando el oligarca-de-mierda se entera que el suizo lo timó y se la empetó hasta los güevos, se emputa y la vende en una subasta y se cree y se piensa que la compró el joputa ese moro de Arabia Maldita que mandó asesinar a otro moro en la embajada de Turquía.

Esto es fascinante. En realidad es como dos películas en una, o dos documentales en uno. De entrada tenemos el descubrimiento, la restauración y la autentificación del cuadro como de Leonardo da Vinci, una historia fascinante y llena de pasajes oscuros, que los supuestos «expertos«, como los de la pandemia podemita y truscolana, son pollabobas que dicen cosas según quién les unte. En la segunda parte tenemos la venta al ruso a través del suizo, que es fascinante por como el suizo robó y marrulleó y después la subasta en Francia de un cuadro que no se sabe si es auténtico pero que la restauración ha sido tan brutal que ahora parece auténtico, pero quizás por la pava que lo hizo, no por el autor original. Ese segundo documental es aún más interesante por como el arte es simplemente usado como un comodín para esconder y mover dinero. Está muy pero que muy bien hecho.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, esto no es para ti. Definitivamente de visionado obligatorio para todos los sub-intelectuales con GafaPasta y para cualquiera que quiera ver una buena historia.


3 respuestas a “The Lost Leonardo”

  1. Sí, siempre me han gustado y ahora que los ponen en los cines con frecuencia, procuro no perdérmelos, que la GRAN pantalla hace maravillas con ellos. Las que he dejado de ver son las pelis para niños menores de seis años, que estoy convencido que me tienen en la lista de presuntos pedófilos de la poli por ir a los cines a ver esas cosas sin un chiquillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.