The Rocky Horror Picture Show


La semana pasada en la cadena de multicines a la que estoy abonado pusieron unas cuantas películas viejunas, al parecer como acompañamiento del Amsterdam Gay Parade, que se hacía en Amsterdam durante el fin de semana. Una de las películas es la que voy a comentar hoy y que puedo confirmar y confirmo que jamás había visto, ni en tele, ni en cine, ni en vídeo, aunque siempre he tenido curiosidad porque es mencionada una y otra vez en el cine gringo y en muchas pelis aparece gente viéndola y que hasta se sabe las canciones y los diálogos de memoria. Supongo que como yo había mucha gente con curiosidad porque el cine estaba petado y como casualmente la dieron el día de la cabalgata de barcos en Amsterdam, justo los que faltaban eran los julandrones. La película se titula The Rocky Horror Picture Show, es de 1975 y supongo que Virtuditas nos podrá hablar del día del estreno, que ella ya tenía edad para verla.

Una pareja de julays acaban en la keli de una reinona, con chimpún.

Resulta que después de un bodorrio, una pareja se compromete, aunque a él no se le ve convencido y por razones desconocidas, van a visitar a alguien en el medio de la nada, se les jode el coche y acaban en una mansión llena de frikis y en la que el dueño parece ser un julandrón que monta pitotes o algo así. En el transcurso de una noche, la cosa irá degradándose y el julandrón se acabará puliendo tanto a la chama como al chamo y todos graznarán que no veas en una historia sin ton ni son.

Seguramente hay algo en la forma en la que cuentan la historia que resuena con los gringos porque mayormente, puedo confirmar y confirmo que vi la película pensando que está super-hiper-mega sobrevalorada y que no es más que una cutre-peli con frikis, gente que actúa fatal y unas canciones malísimas y la única excepción a ese tren de chorradas sin fin y de una historia que se cae a cachos porque es que no dan pie con bola es Susan Sarandon, que está fabulosa, maravillosa y que es la única razón por la que le doy los puntos que le voy a dar. Se nota que ella estaba destinada a convertirse en una estrella. Las canciones son malísimas y bueno, el tiempo no ha perdonado a la película y los proyectores digitales aún menos y hay momentos en los que parece que la rodaron con una cámara peor que la de los primeros ifones, el formato digital no perdona nada y cuando la vemos ahora se ven todas sus limitaciones. En varias partes no llegué a entender la razón de las escenas, como toda la pelotera con los visitantes de la mansión que después misteriosamente desaparecen y se piran, nunca llegué a saber por qué habían ido allí o qué es lo que querían. La historia tiene algunos otros momentos de contorsionismo y estupideces supremas como una silla de ruedas subiendo a la parte superior del castillo supuestamente por las escaleras pero va a todo meter y en un punto determinado rompe una pared.

En fin, que si no te la tomas en serio y piensas que también la gente vieja la cagaba y hacía pelis malas, te echas unas risas, como hice yo y te ríes del pasado. Si te lo tomas en serio, esto te puede provocar daños cerebrales permanentes. Definitivamente prohibida tanto para los miembros del Clan de los Orcos como para sub-intelectuales con GafaPasta. ¡Que viva Susan Sarandon!


Una respuesta a “The Rocky Horror Picture Show”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.