The Secrets We Keep

Estoy casi seguro que algún día que fui al cine pusieron el trailer de la película que voy a comentar pero como yo aprovecho para hacer ejercicios del duolingo, como que nunca lo llegué a ver y cuando fui al cine no tenía ni puta idea de lo que trataba. Como hay tan pocas películas entre las que elegir, tampoco es que hubiese podido hacer algo. La película se titula The Secrets We Keep y no parece que se vaya a estrenar en España, aunque el título si lo traducen debería ser truscoluña no es nación.

Una julay le coge tirria a un vecino y se las hace pasar putas y canutas pero sin chimpún

Una pava con un acento horrible que seguramente sea rumana y que vive en gringolandia se tropieza con un pavo en el parque y resulta que según ella es un nazi que se la folló y mató a su hermana, así que lo rapta y lo guarda en el sótano de su keli haciéndole pupita de la mala mientras su marido la ayuda.

Al parecer esto es un plagio o un remake de otra peli que no he visto. Lo que sí que puedo decir es que cada vez que la protagonista abría la boca, yo rezaba para que se la cerraran a piñas y dejara de torturarnos con el acento más horrendo de la historia de la humanidad. En ningún momento consiguió ganarse la empatía de los espectadores y lo único que le reprocho al nazi es que no la matara, mira que dejar escapar a esa gilipollas fue un error imperdonable. El que hace de su marido es como un híbrido entre retardado y calzonazos y pasa por la película sin pena ni gloria, corriendo de un lado a otro y diciendo polladas pero incapaz de hacer frente a la penca con la que se casó y que está clarísimo que lo hizo para conseguir que la llevaran a gringolandia y obtener la nacionalidad. La historia cansa y aburre y algunas escenas se repiten una y otra vez en ese jodido sótano. La película dura noventa y siente minutos de los que le sobran al menos sesenta y siete, ya que bien cortada, se puede hacer un episodio televisivo de treinta minutos y no nos perderíamos nada. El final es como que lo peor, cuando estás convencido que no la pueden cagar aún más, en eso tenemos como un epílogo que demuestra que al director y al guionista aún les quedaban cartuchos en la recámara y logran echar dos palas más de mierda sobre su producto. En fin, esto es un telefilm y jamás se debería haber permitido su paso a los cines.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos o un sub-intelectual con GafaPasta, ambos haréis bien en huir de cualquier cine que anuncie esta película.

Publicada el
Categorizado como Cine

Por sulaco

Maximus Julayus

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.