The Umbrella Academy

El mundo y el universo conocido y por conocer parece haberse polarizado entre los super-héroes de la Marvel y los de la DC, pero hay muchos otros ahí afuera y por lo general son más interesantes porque no tienen las limitaciones de las grandes masas y de tratar de hacer productos que puedan ver niños con pañales. Uno de esos grupos de bichos raros alternativos son los de The Umbrella Academy, que ya tienen dos temporadas de diez episodios cada una y están grabando una tercera con la misma cantidad de episodios. Pertenecen a la cadena esa de series por Internet tan famosilla.

Un día de octubre del año 1989, cuarenta y tres pavas paren niños, algo que puede parecer normal, pero ninguna de ellas estaba empreñada el día anterior. Un billonario de esos frikis y tecnológicamente avanzado adopta a siete de esos niños, o los compra y crea la Academia del paraguón para prepararlos para que salven el mundo, el universo y todo lo demás que esté a menos de tres metros sobre los mismos. Los chiquillos han recibido entrenamiento, han estado encerrados en la keli del viejo, han pasado treinta años y cuando el viejo la diña, vuelven a la mega-keli con más baños que Villa Meona y todos juntos, odiándose profundamente, trabajarán para resolver el misterio de la muerte del viejo y de un apocalipsis de esos que suceden tan a menudo. O algo así, que fue mayormente el tema de la primera temporada.

La serie sorprende porque ninguno de estos pavos buscaba ser un héroe, ninguno sabe por qué nacieron como nacieron ni cual es su misión en el mundo y todos han crecido con mucho resentimiento y mucho problema interior de esos que ayudan a convertirte en un buen psicópata. En su primera temporada, con la reunión, veremos como poco a poco va saliendo a la superficie todo el resentimiento que se guardan unos a otros y eso hace la temporada muy interesante, no tanto el salvar el universo como siempre, sino la consolidación del grupo. En la segunda temporada, comienzan desperdigados por el tiempo, por el pasado, porque uno de ellos los mandó a diferentes lugares y tendrán que hacer lo imposible para volver al futuro, o al presente o a algo así. Normalmente las segundas temporadas siempre tienen un gran riesgo de flojear pero esta fue fabulosa, fantástica y seguramente hasta mejor que la primera. La serie es divertida, entretiene y está llena de canciones fabulosas y fantásticas que saben como aprovechar y que cuando oyes, te quedas enganchado a la tele como una perra en celo o un podemita a un cargo público para mamar.

Definitivamente, puede gustar tanto a los sub-intelectuales con GafaPasta como a los miembros del Clan de los Orcos.

Publicada el
Categorizado como Series TV

Por sulaco

Maximus Julayus

2 comentarios

  1. No jodas que la segunda es buena… vi la primera y como tampoco fue un serión para mí, no ví la segunda! porras!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.